Quisiera ser tan alto como Norman Foster

Publicado por el Sep 23, 2011

Compartir

¿Qué tienen en común George Grosz y Norman Foster? Poco o nada, podría decir cualquiera. Él primero fue pintor en el periodo de entreguerras y el segundo, arquitecto-estrella en este siglo XXI tan dado al estrellato arquitectónico aún en tiempos de crisis. Les separa toda una eternidad, pero les une la visión transgresora inherente a todo creador que marca una época. Dos biografías acaban de ser publicadas sobre la vida, más que sobre la obra, de personajes fundamentales para comprender dos periodos tan distintos pero tan fascinantes.

Norman-Foster-002.jpg

 Dos periodos de crisis, de cataclismo, de una suerte de fin del mundo anunciado por las trompetas del apocalipsis. Para ser exactos, de George Grosz la joven editorial Capitan Swing acaba de editar sus memorias, bajo el más que sugerente título de “Un sí menor y no mayor”. “Gracias a Dios es imposible fotografiar los recuerdos… Es verdad que me gusta el claroscuro. Pero os ruego que no confundáis el claroscuro con una imagen desdibujada o deslavazada. El perfil humano, aunque el entorno vaya oscureciendo, es eterno y sigue siendo firme y abarcable”. Así escribe Grosz en el prólogo firmado en Nueva York de estas memorias. “Otro de mis amigos fue Bert Brecht, ya conocido en Alemania e incluso en el extranjero por sus canciones y baladas, que componía al estilo de los antiguos cantantes de feria”. Grosz, ha dicho Mario Vargas Llosa, es a la pintura lo que a la música fue Weill o a la poesía el citado Brecht. Un trío de genial sarcasmo. A lo largo de las cerca de cuatrocientas páginas de este libro, vamos recorriendo la génesis del estilo de uno de los pintores fundamentales de la primera mitad del siglo XX. Tiempo de crisis y de grandes creadores.

Norman Foster es el siguiente en la lista. La editorial Turner acaba de editar su biografía, que no es otra cosa que la historia de alguien que quería ser tan alto como las estrellas y que ha llegado a construir edificios tan altos, tan altos, casi, casi, como las estrellas. La historia de un chico humilde que llega a ser uno de los arquitectos más relevantes del siglo XXI, esa centuria que ha tenido más estrellas en el firmamento arquitectónico que una constelación, y en el que parece que, al final, van a relucir muy pocas. Una de ellas será Foster. ¿Será porque, como dice en uno de los párrafos del libro, “en una carrera fuerzas la distancia y la velocidad. Tienes que valorar la luz, interpretar las nubes que aparecen en cielo o percibir la ruta en buenas condiciones”? Será.
Aunque no es una biografía, otra novedad editorial (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores) que merece la pena sobre el arte en el siglo XX: “Y siguió la fiesta. La vida cultural en el París ocupado por los nazis”, del periodista cultural Alan Riding. El título lo dice todo.

 

Compartir

ABC.es

Entre líneas © DIARIO ABC, S.L. 2011

Cuando, y cada vez más, la cultura es espectáculo y el espectáculo es una cultura se hace más necesario leer entre líneas lo que la cultura se trae en manos. Más sobre «Entre líneas»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031