¿Pero es esto arte? Claro que sí

¿Pero es esto arte? Claro que sí

Publicado por el May 30, 2016

Compartir

Me encanta esta pregunta, sobre todo cuando se plantea con sentido del humor. Cuando el crítico con el contemporáneo se pone serio, sublime, doctoral, me aburre tanto como el arte contemporáneo mismo cuando se pone pedante, obtuso, críptico, coñazo, en una palabra, y me van a permitir el vocablo porque la RAE lo tiene admitido, aunque lo tilde de malsonante. El arte contemporáneo puede resultar muy malsonante y se merece que le tomen el pelo, uno, mil y dos mil veces. No otra cosa ha sido el suceso de las gafas tiradas en el suelo del Museo de Arte Contemporáneo de San Francisco que ha estado rulando por internet en los últimos días. Un fenómeno viral. Unos adolescentes quisieron hacer la broma, tomarse a broma o cachondeo todo cuanto veían a su alrededor y, sin saberlo ni pretenderlo su acto se ha convertido en una obra de arte total. Dejaron una gafas en el suelo del sacrosanto lugar y todos los visitantes picaron: se pusieron a hacer fotos como locos a la supuesta obra. Soberbia la broma. Soberbio el sentido del humor que le acompaña. Ahora que no sé si reían del arte contemporáneo o de los absurdos espectadores de los museos del siglo XXI que hacen fotos de todo lo que encuentran a su paso, desde una mierda a una flor.

Marcel Duchamp con su obra mítica: un urinario

Marcel Duchamp con su obra mítica: un urinario

 

Aquellos que se carcajean con esta travesura de niños malos, porque piensan que el arte contemporáneo se merece esto y más que sepan  que el urinario de Duchamp nace de similar intención jocosa. Duchamp se dijo a sí mismo, y al mundo entero, que después de muchos siglos de pintura ya no se podía decir nada más y mejor que lo que ya estaba dicho al respecto en la maestría de un cuadro de los maestros antecesores. Él que fue pintor antes que “fraile” de la revolución creativa, antes que maltratarnos con un cuadro más -malo y sin nada que aportar- nos endilgó este urinario por los siglos de los siglos, amén.

También fue una travesura, un divertimento sarcástico, la lata de mierda enlatada que firmó Manzoni y se convirtió en una pieza clásica de Museo desde el minuto uno. En el arte contemporáneo, como en otros muchos asuntos de la vida, nada más sencillo que escandalizar, que llamar la atención con un urinario, una lata de mierda, unas gafas tiradas en el suelo…

"Mierda de artista", de Manzoni

“Mierda de artista”, de Manzoni

 

Del sentido del humor, han nacido algunas de las obras que han marcado la historia del arte del siglo XX y alrededores. De la crítica inteligente, también. De los maximalismos solo se puede sacar un gesto amargo y torcido. Y con el arte contemporáneo, y sus abundantes fechorías, uno se puede echar unas risas de esas que hacen época. ¿Por qué ponernos tan críticos entonces? 

El tiempo siempre pone a todos, y a todo, en su sitio: al uninario, a la lata de mierda… Mientras esperamos que pase el tiempo, nos reímos.

Compartir

ABC.es

Entre líneas © DIARIO ABC, S.L. 2016

Cuando, y cada vez más, la cultura es espectáculo y el espectáculo es una cultura se hace más necesario leer entre líneas lo que la cultura se trae en manos. Más sobre «Entre líneas»

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« May    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31