Murakami corre que se las pela

Publicado por el May 10, 2010

Compartir

De que hablo cuando hablo de correr” es el último título firmado por el escritor japonés Haruki Murakami, y que se ha encaramado a los primeros puesto de los libros más vendidos. A Murakami lo mismo le salen novelas de tamaño descomunal, cientos y cientos de páginas, que viene con un librito como éste debajo del brazo. No llegamos a las doscientas páginas pero para qué queremos más. Últimamente, me he aficionado a los libros que no pasan de las doscientas hojas. Será por falta de tiempo, como le debe ocurrir a todo el mundo. Las editoriales fluctúan entre ofrecernos novedades de peso pesado y otras de liviano peso. La cosecha última ha sido fructífera en este sentido. Voy a citar unos cuantos que merecen la pena: desde el reciente de Fernando Vallejo, “El don de la vida”; al de Palahniuk, “Snuff”, o al ultimísimo de Andrés Neuman, “El viajero del mundo”. Por contra, tenemos a Pérez Reverte con su “Asedio” y a Muñoz Molina con “La noche de los tiempos”, que se caen por su propio peso (no los he leído todavía pero de verlos en la librería de casa, esperando turno de verano, empiezo a sentir una cierta pereza. Sí, llegan otros y les adelantan. No voy a mentir). De vuelta a Murakami, el corredor de fondo, decir que le ha salido un libro delicioso (qué calificativo más cursi, pero es el que me ha venido a la cabeza), una especie de memorias, de autobiografía, trufado con ciertas dosis de autoayuda. Sí, la verdad es que una lee sus experiencias como corredor de maratones, que traza en paralelo con su trabajo de escritor, y siente que ese empeño metódico que pone en todo nos gustaría también disfrutarlo. Vamos que te entran unas ganas de ponerte a tirar millas: cincuenta kilómetros diarios (así hace él) como si lo correr hubiera ido toda la vida contigo. Y lo de correr es una metáfora. A la misma disciplina recurre cuando llega la hora de escribir. Todo se resume en tener los músculos bien acostumbrados para asumir todo tipo de riesgos y asegurarse el éxito. Forzar la máquina cada día un poquito más. Lo de correr le viene a Murakami casi antes que lo escribir. Lo cuenta en este libro para quien no lo supiera. Murakami comparte apellido con otro japonés ilustre o famoso, y mucho más millonario que él, allende la geografía de sus islas. Éste es Takashi Murakami. Entre Murakamis anda el juego. Takashi es artista de postín de los que cede su firma para colaborar con Louis Vuitton y exponen en el Guggenheim (así ocurrió el año pasado). Parece mentira que se apelliden igual y que tengan tan poco que ver. En Google, como no se especifique bien el nombre, sus entradas aparecen cruzadas y hay que ir desbrozando entre los cuadros floridos de uno y la literatura a secas del otro.

Compartir

ABC.es

Entre líneas © DIARIO ABC, S.L. 2010

Cuando, y cada vez más, la cultura es espectáculo y el espectáculo es una cultura se hace más necesario leer entre líneas lo que la cultura se trae en manos. Más sobre «Entre líneas»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031