Malcolm Lowry, bajo la censura del volcán editorial

Malcolm Lowry, bajo la censura del volcán editorial

Publicado por el Oct 21, 2013

Compartir

Malcolm Lowry, uno de los escritores malditos de referencia, publicó su novela cumbre, “Bajo el volcán”  en 1947 pero no si antes pasar por mil visicitudes ya conocidas, como que fue rechazada antes de ver la luz por doce editoriales y que él se negó una y otra vez a modificarla o cambiar una coma. Entre otras más que poderosas razones porque había invertido en su escritura varios años de su agitada y alcohólica vida, la “había revisado más o menos sobriamante durante tres años y tres meses durante ocho horas al día”. Que una obra en la que Lowry había puesto tantísimo empeño y que consideraba perfecta o que, al menos, estaba escrita tal y como había querido escribirla, no fuera aceptada por las editoriales ni por su agente Harold Matson (“es demasiado larga y llena de diálogo”), lo llevó a un intento de suicidio la noche del 10 de enero de 1946, cuando, tras una borrachera con mezcal (su bebida habitual) se cortó las venas. Le salvaron su mujer y un médico, como aquel que dice, que pasaba por ahí: un vecino. De todo lo contado, nada nuevo bajo el volcán.

Ahora, una pequeña editorial rescata y publica la larguísima carta (da para un libro de más de cien páginas) que escribió Malcolm Lowry en contestación y réplica contundente a la que recibiera de su agente literario Harold Matson en el verano de 1945. Gallo Nero es la pequeña editorial que ha tenido esta buenísima idea. Una vez más son sellos como este, de muy modestas características y posibilidades, los que nos despiertan del letargo de las novedades ya esperadas. El cruce de palabras comienza así. “Tu novela me suscita una fascinanción peculiar, a veces de forma exasperante. A mi juicio, está llena de maravillosas posibilidades, pero necesita una gran de trabajo para reducirla a su tamaño y una proporción dentro de los límites de su propio valor” (Harold Matson). De ahí en adelante viene el chorreón de Lowry: “Te digo sin reservas que el Volcán es uno de esos libros: un referente tanto para el pasado como para el futuro” ; “decir que es demasido largo o que está demasiado cargado de palabrería es casi tan inapropiado como decirle a Joyce o a Proust que “Ulises” o “En busca del tiempo” perdido tienen demasiadas posibilidades pero debería reducirse su tamaño“; “la novela puede, simplemente, leerse como una historia en la que uno, si lo desea, puede saltarse los párrafos. Pero la disfrutará mucho más si no se salta nada. Puede considerarse como una especie de sinfonía o, en otro sentido como una especie de ópera, y hasta como una película de vaqueros. Es música hot, un poema, una canción, una tragedia…”; “le he dicho que el libro podría considerarse como una catedral churrigueresca mexicana; pero tal vez eso sea confuso, especialmente después de haber citado a Aristóteles y teniendo en cuenta que el libro se ajusta, de una manera peculiar, a un model clásico muy severo”. Brindemos por Lowry bajo el volcán de nuestros días.  

Compartir

ABC.es

Entre líneas © DIARIO ABC, S.L. 2013

Cuando, y cada vez más, la cultura es espectáculo y el espectáculo es una cultura se hace más necesario leer entre líneas lo que la cultura se trae en manos. Más sobre «Entre líneas»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031