El dios Juvenal y una mens sana in corpore sano

El dios Juvenal y una mens sana in corpore sano

Publicado por el Jul 29, 2015

Compartir

Una frase latina en boca del poeta Juvenal: una mente sana en un cuerpo sano. Una máxima clásica por muy contemporánea que parezca, o así nos la revendemos año tras año como nuevo propósito. De ella me acordé el día que entré por las puertas del Healthouse Las Dunas*****GL Health & Beach Spa. en Estepona. A mi me sonaba el nombre de este Hotel, como uno de los clásicos de Marbella que salía cada dos por tres en las páginas del papel couché con sus personajes de entonces que ya no son de ahora sino de cualquier tiempo pasado. No tenía la menor idea que se había convertido en una  “healthouse“, o casa de salud NatureHouse. Iba a pasar un fin de semana porque necesitaba un poco de paz. No obstante, yo me llevé en la maleta la biografía de Marx escrita por Francis Wheen, que acaba de reeditar Debate. Iba a tener tiempo y espacio para leerla, pese a que este lugar retirado del mundanal ruido no parecía el más apropiado (filosóficamente hablando) para los discursos anticapitalistas del maestro del gremio. La sorpresa no solo viene en forma de tratamientos anti estresantes al cien por cien, sino además en el curso de la lectura: Marx fue un vividor como el que más. Pues eso, entregado al placer “marxista” y al de esta casa de la salud corporal.

marz663

Recolocar mi “mens insana” y cuidar mi cuerpo, no sé si insano, pero, desde luego, agradecido a los placeres de una buena dieta, una buena siesta y unos buenos chorros de agua en un “spa”, a los vapores de una sauna, amén de otros parabienes. Confieso que nunca había estado en un “emporio” de estas características, cuya máxima es esta plegaria que Juvenal lanzó a los dioses. Cuando digo un emporio de estas características me refiero a uno que desde buena mañana te hace un seguimiento de lo que tu cuerpo necesita para que encuentre la paz consigo mismo (algo que se asemeja mucho al peso perfecto) y de ahí, a que todo lo demás fluya. Siempre he sido escéptica con estas historias, como con otras muchas, pero he aquí que, pese al traqueteo de la vida cotidiana que, al fin y al cabo, te ha llevado a estos confines, tengo a mi disposición desde un nutricionista a un psicólogo que valora como ando de la cabeza a los pies. Cuando se ponen en sintonía la cabeza y los pies, uno anda mucho mejor. De la cabeza a los pies. Se lo aseguro.

Empecemos por el madrugón. Aunque odio madrugar, está claro que a quien madruga el dios Juvenal le ayuda. De buena mañana, me pesaron, me midieron -de arriba abajo y de abajo arriba, de derecha a izquierda y de izquierda a derecha-  y me echaron en la maleta de los deberes cotidianos una dieta para seguir conforme a mis necesidades que resultan no ser excesivas. Pienso que los dioses se debían sentir así de bien tratados. Ya tenía el menú hecho para el desayuno, la comida y la cena (incluido el frugal “picoteo” de entre horas). Todo está medido en gramos, en tamaños, en sabores, en texturas. Hasta en colores. No diré esa obviedad de que cada plato es un cuadro abstracto sobre la mesa, que lo es. Diré que cada plato es un ejercicio medido de alquimia que se diluye en tres bocados. Un “ejército” de cocineros tras las puertas ponen los platos iguales y precisos en fila india. No hay alcohol y no se puede fumar. Pero hay café. Gracias, dios Juvenal. Mi mente y mi cuerpo también lo necesitan como lo que más. Solo leer en los márgenes de la piscina o en unas tumbonas frente al mar de El Estrecho.

Andoni Luis Anduriz tiene 2 Estrellas Michelín desde el año 2006

Andoni Luis Anduriz tiene dos Estrellas Michelín desde el año 2006

Confieso que nunca me he sentido tan cuidada. Ni  siquiera por mi misma. Entre chorros en el “spa” que caen sobre tu cabeza y tus hombros pero que no pesan tanto como los muchos meses que llevas a cuestas de este año en curso, pienso, pero no sé si existo. Eso es lo bueno, al cabo. La sauna y el baño turco eliminan ya todo exceso de peso sobre tu cabeza. Paso del calor a un cuarto donde te conjuras al frío destemplado. Es bueno para la circulación y me empieza a circular la cabeza a una velocidad apreciable pero no de vértigo.  Hay una sauna de sal del Himalaya, cuyas paredes parecen una escultura minimalista. Se iluminan y se apagan las paredes de color caramelo según dura el ciclo de exposición. El cubículo minimalista tiene un poder hipnótico.

Sauna de sal del Himalaya

Sauna de sal del Himalaya

Duermes bien. De hecho, en la mesilla del cuarto encuentras un “spray” que si lo pulverizas por la almohada te asegura un descanso reparador. A la mañana siguiente, vuelta a empezar el ciclo de esta vida que sí que es vida. Al menos, por un rato. En el desayuno, te encuentras con el doctor José Luis Guijarro que te explica entre sorbo y sorbo de café que “antes se comía cuando se cazaba y no se cazaba todos los días. Ahora se come tres o cuatro veces al día (o veinte)”. Nunca me habían resumido de una manera tan clara y gráfica por qué nuestra sociedad bascula en el sobrepeso. Ahora que también me asegura que “es más difícil tratar la extrema delgadez, la que resulta enfermiza”. No obstante, “la longevidad va en relación con un bajo peso”.  Y me tira por tierra el mito de que nuestra dieta (la española) es tan buena como la mediterránea (en su acepción más genérica: “está incluido un poco de todo lo que es recomendable: frutas, verduras, aceite de oliva… Un poco de vino”). “No sabemos cocinar bien”, se refiere al grueso los españoles, y quienes mejor se alimentan son los asiáticos porque sus “comidas son menos elaboradas y tienen mucho arroz” . “Los países más obesos son Estados Unidos y México”. “Los chefs de ahora cocinan con menos grasas. Están muy mentalizados con el metabolismo. Aquí, por ejemplo estamos asesorados por Aduriz“. Recuerdo que hace muchos años comí un menú liofilizado y con flores comestibles (Aduriz ha sido un pionero en estas recetas) durante un almuerzo de presentación de la Feria Arco por él diseñado.

Concluyo que mi desayuno ha sido rico en información de la que no tenía mucha idea y resulta interesante. Ahora a leer a Marx otro ratito.

 

 

 

 

Compartir

ABC.es

Entre líneas © DIARIO ABC, S.L. 2015

Cuando, y cada vez más, la cultura es espectáculo y el espectáculo es una cultura se hace más necesario leer entre líneas lo que la cultura se trae en manos. Más sobre «Entre líneas»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031