El cadáver de Stalin en technicolor

El cadáver de Stalin en technicolor

Publicado por el Aug 1, 2014

Compartir

Al álbum fotográfico de la Historia del útlimo siglo en Rusia le han salido todos los colores de golpe. Esto es lo que muestra y demuestra la exposición que hasta el día 19 de octubre se puede visitar en The Photographers Gallery de Londres. Ciento cuarenta imágenes resumen todos los cambios experimentados por un país que pasó de la dictadura zarista a la dictadura revolucionaria. La fotografía llega al imperio de la mano de Nicolás II y alcanza su máxima manipulación propagadista en los tiempos de Stalin. Y, mentando a la “bicha” o al genocida, una de las fotos más interesantes que aquí podemos contemplar es la del cadáver del dictador en su catafalco rodedado de coronas de flores rojas. En plena gloria mortuoria con o un “rigor mortis” al que se le ha ido la mano en la subida de colores absolutamente coloreados. Esta imagen es de Dmitri Baltermants y recoge un momento del funeral de Stalin en el año 1953.

Primer año de servicio militar, San Petersburgo, 1911

Primer año de servicio militar, San Petersburgo. Fotografía de Peter Ivanov (1911)

Sin duda, una estampa para detenerse y alucinar con el alucinógeno colorido de un muerto tan “ilustre” cuya cara está iluminada por un foco de luz que entra por la esquina superior derecha, como si fuera el rayo luminoso que aparece en una escena pictórica religiosa clásica. Por supuesto, llama la atención el ver a Stalin de esta guisa. La momia por antonomasia de la Revolución y de la Unión Soviética ha sido un Lenin de piel cuarteada. Cada momento histórico se corresponde con un avance tecnológico en el terreno de la fotografía. La primera imagen que se recoge es del año 1860, cuando la tintura de imágenes con acuarelas y pintura al óleo se hacía a mano. Luego las técnicas mejoran aunque la secuencia fotográfica cambia muy poco. Las tonalidades de irrealidad tiñen en la forma y el fondo todo cuanto se retrata. A ningún dirigente, ya fuera del régimen zarista o del soviético, le interesa mostrar las cosas tal y como son y dirigen el objetivo hacia detalles de la sociedad sobre los que es más fácil proyectar una visión idílica, ya sea en el campo o en la ciudad.  La fotografía es el instrumento perfecto y los colores saturados que generan las sucesivas evoluciones tecnológicas se convierten en seña de identidad de todo este álbum. Está claro que si Lenin se recreó y especializó en el borrado de todos aquellos que iban cayendo en desgracia, también está el toque de color que dio intensidad escenográfica a las escenas retratadas.  

Fotomontaje de Varvara Stepanova, 1932

Fotomontaje de Varvara Stepanova, 1932

Una mención aparte merecen los fotomontajes que nacen en los tiempos del constructivismo, cuando la propaganda llega a través de los fotomontajes heroicos firmados por Rodchenko, quien luego pasaría a las filas del escepticismo más crítico, El Lissitzky y V. Stepanova.

Compartir

ABC.es

Entre líneas © DIARIO ABC, S.L. 2014

Cuando, y cada vez más, la cultura es espectáculo y el espectáculo es una cultura se hace más necesario leer entre líneas lo que la cultura se trae en manos. Más sobre «Entre líneas»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031