¿Cuál será la exposición del verano: Ghirlandaio o Turner?

Publicado por el Jun 24, 2010

Compartir

O me flaquea la memoria o no recuerdo verano, al menos reciente, en que hayan coincidido en la cartelera expositiva madrileña dos muestras de la talla de Turner y Ghirlandaio y, por ende, que tengan cola de público asegurada en sus respectivas puertas. La batalla por las cifras de visitantes no es una cuestión baladí. Más bien es una cuestión política. Y se me ocurre la idea, ahora que tanto se llevan las porras (lo digo por el Mundial de Fútbol) que podemos hacer una apuesta o votación para saber cuál de las dos ganará la pugna. Me han dicho que estas cosas (las votaciones) tiran mucho en internet. Voy a hacer el experimento y lanzo la propuesta. Yo voto, aunque no quiero condicionar. Me quedo con Ghirlandaio. ¿Por qué? Si leyeron mi anterior “post”, expuse que Turner siempre me ha sugerido un cierto empalago. Similar al que genera el impresionismo, en algunos casos. Lo cual no quiere decir que la exposición de Turner en el Museo del Prado no resulte memorable, pero muestro mi preferencias. Es de lo que se trata. Ghirlandaio, y el Renacimiento en Florencia que es de lo que versa la exposición del Museo Thyssen, tiene la delicadeza propia de un tiempo y una época irrepetible. Con la palabra Renacimiento, ¿qué más podemos añadir? Pues añadamos que el Retrato de Giovanna Tornabuoni vale por cien turner que se crucen en mi camino. Disfruté viendo a Turner y sus maestros, con Rembrandt a la cabeza. Y me extasié contemplando el trazo microscópico de Ghirlandaio y su Giovanna. Por más que contemple este cuadro, una y cien veces, no dejo de sentir el escalofrío de ese extraño y gélido misterio. Prefiero el gélido misterio que las densas brumas de una tormenta perfecta. Pero no sólo es Giovanna, es Florencia entera. La sección de la muestra del Thyssen “Una boda aristocrática”, con “El banquete en el pinar” y el “Juicio de Paris”, de Botticelli, roza el delirio de esa meticulosidad de unos fondos pictóricos donde cada detalle es un mundo y hay un mundo en cada detalle. Confieso que la pintura flamenca, dueña absoluta del detallismo pictórico, está entre mis debilidades. Con lo que cual ya doy por explicada mi elección. Entre la bruma, me pierdo y no me encuentro. Vuelvo a echar para atrás a Turner. Como tan solo se trata de cruzar una calle, del Prado al Thyssen o viceversa, a eso les invito.

Compartir

ABC.es

Entre líneas © DIARIO ABC, S.L. 2010

Cuando, y cada vez más, la cultura es espectáculo y el espectáculo es una cultura se hace más necesario leer entre líneas lo que la cultura se trae en manos. Más sobre «Entre líneas»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031