CSI Caravaggio

Publicado por el Jun 28, 2010

Compartir

Caravaggio me fascina. No sólo por su pintura sino también por su mítica, que no es poca. Son muchos los artistas, cuya vida ha eclipsado a su obra o, a la inversa, la ha ensalzado más allá de su valor real. A Caravaggio (el 400 aniversario de la muerte está a punto de celebrarse) le han salido más novios que a un “star system” del panorama actual. A tenor de las informaciones que un día tras otro saltan a los periódicos y a la web. Cuando no son sus huesos (se han encontrado), aparece un cuadro que se robó hace unos años en un Museo de Odessa (Ucrania). Ciudad con resonancias cinematográficas. Él, desde luego, era y es una “star system”. Si viviera en la actualidad estoy segura de que no le importaría posar para el Interviu, como Jesús Vázquez, y quién sabe si cogería a cualquiera de las petardas que han pasado por estas páginas, y por otras tantas, para que posaran en sus cuadros. Sus problemas empezaron por ahí, por ensalzar al pueblo llano, el más llano posible, y hacer que fuera el modelo de sus cuadros. Y la Esteban más llana no puede ser. Llanísima. Menudo era Caravaggio. Homosexual, se contaba ya hace mucho tiempo. Ahora, también proxeneta, según se publica en un reciente estudio editado en Gran Bretaña por Graham Dixon, que, además, mató a otro proxeneta o chulo (se sobrentiende que por cosas de la competencia desleal). También asesino. De sus correrías, incluso las más sanguinarias, andanzas, venturas y desventuras, se sabía mucho, pero no tanto. Caravaggio, el pendenciero. Enumerado así todo el glosario, que no osario (éste da para bien poco: un cráneo, unos cuantos dientes, una tibia o peroné, y una cadera, tal y como se ve en las fotos publicadas), de sus dichas y desdichas, bien nos da para una película o una serie de televisión histórica, que ahora se llevan tanto. Inclusive para un CSI. Hasta el 18 de julio, cuando se cumplirá el aniversario, todavía queda un par de semanas, y vamos a noticia por día en torno a la existencia de Caravaggio. En cuanto a su obra, pocos estudios aportan novedades. El tenebrismo aburre más que el amarillismo histórico. Como aparece en el detalle del cuadro que ilustra estas líneas: si a Caravaggio le gustaba meter el dedo en la llaga, sus llagas están ya más que sobadas. Descanse en paz, pero me temo que esto va a resultar imposible. Caravaggio disfrutaría con todo este desparrame biográfico. Un detalle que falla, por prosaico y decepcionante, en todo este CSI “caravagiesco”: se cuenta, se dice, se rumorea, que murió de una insolación. ¡Vaya vulgaridad!

Compartir

ABC.es

Entre líneas © DIARIO ABC, S.L. 2010

Cuando, y cada vez más, la cultura es espectáculo y el espectáculo es una cultura se hace más necesario leer entre líneas lo que la cultura se trae en manos. Más sobre «Entre líneas»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031