¿Ai Weiwei o Damien Hirst? Esa es la cuestión

Publicado por el Mar 19, 2012

Compartir

Coinciden en la programación los dos artistas más mediáticos del momento: Ai Weiwei en el Jeu de Paume, de París y Damien Hirst en la Tate Modern, de Londres. El debate está servido.

damienhirst1.jpg

El arte contemporáneo será mediático o no será. Sobre esto no hay variación posible, porque así vive muy cómodamente desde hace décadas –mucho antes de lo que nos podemos imaginar; incluso, mucho antes de que a Warhol le saliera el primer diente de leche y se le retorciera el colmillo de la divinidad– entre subidones y bajones en el mercado, filias y fobias entre críticos, curators, coleccionistas y otros especímenes de este mundanal mundo del arte al que le gusta revestirse de lujo para una fiesta con calaveras de diamantes por adorno y pipas de porcelana que se venden a precio de oro, aunque no haya quien las hinque el diente.
Solo cabe discutir sobre quién se alza con el cetro en el caprichoso ranking de cada temporada. Sí, cada temporada hay cambio de nombres dominantes, de planes y de tendencias. Damien Hirst fue el amo y señor hace unos años y cayó a los siguientes, sin mayores miramientos y como quien se precipita escaleras abajo. Así ha estado penando, a la sombra y con la calavera del ser o no ser en la mano, durante un buen tiempo. Ahora vuelve por sus fueros ante la gran exposición retrospectiva que le prepara la Tate Modern de Londres.

ai-wei-wei.jpg

Durante los largos meses en que Damien Hirst fue un «apestado» –tanto o más que su tiburón sumergido en formol–, saltó a la palestra Ai Weiwei. Artista chino y disidente con el régimen de su país, arrestado en última instancia y por los restos. ¿Para qué queremos más? El mercado, que es infiel por genética, que cambia de ídolo como si tal cosa y sin apenas dolor de corazón (si acaso, de bolsillo), ha hecho de Ai Weiwei su más preciado objeto de deseo. Un mito en vida que goza de todos los parabienes y simpatías; que acude a todas la ferias, no de cuerpo presente, porque está detenido allá en su país, pero sí con materia prima (obra) para vender a los ávidos coleccionistas. Otra de las paradojas del gran mercado. La «omnipresencia» de Ai Weiwei en los últimos meses es uno de los fenómenos paranormales que merece un análisis profundo. Y no se sabe bien si para llorar o para reír ante la ironía.
Hirst resucita de entre los muertos vivientes y Ai Weiwei, cuya vida ya ha merecido una película (“Ai Weiwei Never Sorry“), levanta todo el morbo del mundo y todas las cotizaciones. Ya tenemos servido el duelo mediático. Las exposiciones sobre su obra (en Londres y París, respectivamente) marcan la temporada.

 

Compartir

ABC.es

Entre líneas © DIARIO ABC, S.L. 2012

Cuando, y cada vez más, la cultura es espectáculo y el espectáculo es una cultura se hace más necesario leer entre líneas lo que la cultura se trae en manos. Más sobre «Entre líneas»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031