El suelo se mueve

El suelo se mueve

Publicado por el may 8, 2014

Compartir

Conocía de los terremotos por las películas y las noches de jarana, pero nada que ver. Apenas habían pasado dos meses desde que llegara a México cuando la tierra tembló: las paredes del quinto piso se balanceaban en brusco vaivén, pasó un minuto eterno y, en mi ignorancia, no sabía si aquello era el principio de algo más fuerte y fatal. Puse en práctica lo que había leído en alguna parte y me coloqué bajo el dintel de una puerta, con la convicción de estar haciendo el ridículo y de que la hora final me habría de pillar apoyado en el quicio de la mancebía. Resultó ser un sismo de 7,6 puntos, algo más que terciado (el que devastó Haití en 2010 no pasó de 7 en la escala de Richter); en estos doce años sólo lo superaría, en noviembre de 2012, una sacudida de 7,7 que hizo crujir los cimientos. Algo tremendo. Uno nunca se acostumbra a estos fenómenos, y cada terremoto se sobrelleva peor que el anterior: con un tipo al que le cuelga un kalashnikov se puede negociar, pero no con algo así, y siempre asalta el temor de que el último temblor sea, en verdad, el último, el definitivo.

Compartir

ABC.es

Archivo de Indias © DIARIO ABC, S.L. 2014

"En las escuelas y en los periódicos debiera recordarse constantemente a los americanos el deber de pensar en España; a los españoles, el de pensar en América". Alfonso Reyes.Más sobre «Archivo de Indias»

Archivo