Don Goyo echa humo

Publicado por el abr 20, 2012

Compartir

El Popocatépetl, este viernes, con el Iztaccíhuatl en primer plano. (Foto: elgolfo.info)

La lluvia de ceniza provocada por las exhalaciones del Popocatépetl (del nahua: “Montaña que humea“), conocido popularmente como “Don Goyo” o el “Popo”, han hecho que la calidad del aire en la ciudad de Puebla (1.500.000 habitantes) y en las poblaciones próximas al volcán sea crítica. ”La suspensión de partículas en el ambiente alcanzó las 600 por metro cúbico, cuando la norma establece que el rango aceptable son 120″, explicaron las autoridades locales.

El presidente Felipe Calderón ha pedido a la población que mantenga la calma y aseguraba que no hay una “situación de emergencia, aunque es necesario no bajar la guardia. El Secretario de Protección Civil del Distrito Federal, Elías Moreno Brizuela, informó de que la Ciudad de México, separada por 60 km. de ese majestuoso pico situado a  5.500 metros sobre el nivel del mar, no se vería afectada de momento, exceptuando la posible caída de ceniza en 42 colonias (barrios) de las delegaciones Iztapalapa, Tláhuac y Milpa Alta.

El lunes pasado, las autoridades elevaron a 3 el nivel de alerta amarilla, lo que implica establecer un radio de seguridad de 12 kilómetros alrededor del cráter y preparar la evacuación de las poblaciones más cercanas en caso de emergencia. Según los especialistas, en esta fase “existe la posibilidad de una explosión, acompañada de flujos piroclásticos y caída de ceniza más extensa“. En diciembre de 2000, unas 40.000 personas tuvieron que ser evacuadas tras la erupción más fuerte del volcán desde hacía medio siglo.

(Foto: Notimex)

El zamorano Diego de Ordaz se convirtió en 1519 en el primer europeo en coronar su cima, en compañía de dos compañeros de armas, para buscar azufre con el que fabricar pólvora. Por tal hazaña el emperador Carlos V le otorgó el derecho a poseer un escudo de armas con una vista del volcán.

Bernal Díaz del Castillo, en su Historia verdadera de la conquista de la Nueva España”, relataba: “El volcán que está cabe Guaxocingo echaba en aquella sazón que estábamos en Tlaxcala mucho fuego, más que otras veces solía echar, de lo cual nuestro capitán Cortés y todos nosotros, como no habíamos visto tal, nos admiramos de ello; y un capitán de los nuestros que se decía Diego de Ordaz tomóle codicia de ir a ver qué cosa era, y demandó licencia a nuestro general para subir en él, la cual licencia le dió, y aun de hecho se lo mandó. Y llevó consigo dos de nuestros soldados y ciertos indios principales de Guaxocingo; y los principales que consigo llevaba poníanle temor con decirle que luego que estuviese a medio camino de Popocatepeque, que así llaman aquel volcán, no podría sufrir el temblor de la tierra y llamas y piedras y ceniza que de él sale, y que ellos no se atreverían a subir más de donde tienen unos cúes de ídolos que llaman los teules de Popocatepeque.

Y todavía Diego de Ordaz con sus dos compañeros fue su camino hasta llegar arriba, y los indios que iban en su compañía se le quedaron en lo bajo, que no se atrevieron a subir, y parece ser, según dijo después Ordaz y los dos soldados, que al subir que comenzó el volcán a echar grandes llamaradas de fuego y piedras medio quemadas y livianas, y mucha ceniza, y que temblaba toda aquella sierra y montaña adonde está el volcán, y que estuvieron quedos sin dar más paso adelante hasta de ahí a una hora que sintieron que había pasado aquella llamarada y no echaba tanta ceniza ni humo, y que subieron hasta la boca, que era muy redonda y ancha, y que habría en el anchor un cuarto de legua, y que desde allí se parecía la gran ciudad de México y toda la laguna y todos los pueblos que están en ella poblados.

Y después de bien visto, muy gozoso Ordaz y admirado de haber visto a México y sus ciudades, volvió a Tlaxcala con sus compañeros, y los indios de Guaxocingo y los de Tlaxcala se lo tuvieron a mucho atrevimiento”.

Aún hoy, el llamado Paso de Cortés, el puerto situado a 3.600 metros entre los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl (“mujer blanca”, en nahua) por donde los españoles y sus aliados indígenas accedieron al Valle de México hacia la conquista del imperio azteca, se encuentra habitualmente cerrado al público ante la amenaza de “Don Goyo”.

Compartir

ABC.es

Archivo de Indias © DIARIO ABC, S.L. 2012

"En las escuelas y en los periódicos debiera recordarse constantemente a los americanos el deber de pensar en España; a los españoles, el de pensar en América". Alfonso Reyes.Más sobre «Archivo de Indias»

Archivo