Leguleyadas

Publicado por el Mar 9, 2012

Compartir

El caso de Florence Cassez, la ciudadana francesa condenada en México por secuestro tras serle vulnerado el derecho al debido proceso, tendrá el próximo día 21 un punto casi final. Ese día, la Suprema Corte de Justicia deberá pronunciarse sobre la sentencia a 60 años de cárcel, la cual provocó un serio problema diplomático con Francia y con su presidente, Nicolas Sarkozy.

Arturo Zaldívar, magistado del Tribunal Supremo, pedirá a los otros cuatro integrantes de la Primera Sala la libertad inmediata y absoluta de Cassez tras la violación de sus derechos, como que no fuera puesta a disposición del Ministerio Público de manera inmediata, sino llevada a un rancho “a fin de que participara en un montaje preparado por las autoridades que la detuvieron” para mostrarlo en televisión, o que no fueran avisadas las autoridades consulares de su país. También denuncia el togado que “los testimonios de las víctimas, así como las declaraciones de los policías, son producto de una deformación de la realidad provocada por la Agencia Federal de Investigación”. El director de esa desaparecida agencia era el actual ministro de Seguridad, Genaro García Luna, estrecho colaborador del presidente Felipe Calderón.

La Procuraduría General de la República (Fiscalía) confía en que “se deje incólume la responsabilidad penal de Florence Cassez por los delitos que fue condenada”. En una nota pública, la PGR se muestra “preocupada porque por una consideración de procedimiento se deje de lado el derecho fundamental que tienen las víctimas a la justicia que ya les fue otorgada”. En ese sentido, Alejandro Ramos, su subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales, insistía en que es un caso probado y no debería un “tecnicismo legal” dejar de lado los derechos de las victimas. ¡Leguleyadas!

Lo más sorprendente es que México pone el grito en el cielo, y con razón, cada vez que uno de sus nacionales es juzgado en el extranjero sin las debidas garantías. El caso más reciente fue el de Humberto Leal García, detenido, procesado y condenado a muerte sin haber recibido asistencia consular. De nada sirvió: Leal, convito y confeso del asesinato de una joven de 16 años, fue ejecutado por inyección letal el 7 de julio de 2011 en la prisión de Huntsville, Texas. Sus últimas palabras fueron: “¡Viva México! ¡Viva México! ¡Viva México!”.

Compartir

Anterior

Siguiente

ABC.es

Archivo de Indias © DIARIO ABC, S.L. 2012

"En las escuelas y en los periódicos debiera recordarse constantemente a los americanos el deber de pensar en España; a los españoles, el de pensar en América". Alfonso Reyes.Más sobre «Archivo de Indias»

Archivo