Cuatro días con Mario

Publicado por el Dec 9, 2011

Compartir

Vargas Llosa y Herta Müller, en la FIL

Mario Vargas Llosa es un excelente novelista y un ciudadano comprometido: en Perú, en España, en México y donde le pille. Pero su Nobel a cuestas no le impide, de vez en cuando, soltar alguna que otra pendejada. Resulta opinable que los ojos de Rosa Díez sean “efervescentes”; discutible, que Ollanta Humala y Keiko Fujimori fueran “el sida y el cáncer”… Pero lo que no tiene medio pase es el análisis sobre la violencia en México que ofrecía en un artículo que, con el título de “Libros y cadáveres”, publicaba esta semana en el diario “Reforma”.

Vargas Llosa da cuenta en él del hallazgo de 26 cadáveres en pleno centro de Guadalajara en vísperas de la Feria Internacional del Libro, de la que es un habitual, para preguntarse: “¿Significa esto que México seguirá hundiéndose en la barbarie de manera irreversible?”. Y se responde: “Nada de eso. Yo llegué a la ciudad de Guadalajara dos días después de aquella matanza, permanecí cuatro días en la ciudad y no vi ni un solo muerto ni una sola escena de violencia”.

Hombre, Don Mario: muy mal se le tendría que dar para que se encontrara usted un muerto o una escena de violencia en el camino de su lujoso hotel a la Expo Guadalajara, o de la Expo Guadalajara al Palacio de Gobierno, o del Palacio de Gobierno al aeropuerto. Como supongo que, desde su apartamento en Manhattan, tampoco ha de ver usted muchos negros del Bronx puestos de crack hasta las cejas. Pero haberlos, haylos.

Compartir

ABC.es

Archivo de Indias © DIARIO ABC, S.L. 2011

"En las escuelas y en los periódicos debiera recordarse constantemente a los americanos el deber de pensar en España; a los españoles, el de pensar en América". Alfonso Reyes.Más sobre «Archivo de Indias»

Archivo