Todo está en los libros

Publicado por el dic 6, 2011

Compartir

"Yo he venido aquí a hablar de mi libro..."

Enrique Peña Nieto, favorito para ocupar la Presidencia de México a partir de 2012, se empeñó en presentar su libro “México, la gran esperanza” en la FIL de Guadalajara. Y, claro, luego pasa lo que pasa.

Tras disertar durante casi una hora sobre su obra, al ser preguntado por las lecturas que lo marcaron Peña no pudo dar un título completo, excepto “La Silla del Águila”, de Carlos Fuentes, pero se la atribuyó a Enrique Krauze. “Pues, he leído varios… Difícilmente me acuerdo del título de los libros. La Biblia es uno… No me leí toda la Biblia, pero sí algunas partes”, dijo el vacilante y engominado precandidato del PRI.

El cachondeo en la red no tendría freno. Y el de sus rivales de la izquierda, tampoco. “Al menos pudo citar ‘Blancanieves y los siete enanos’”, dijo Porfirio Muñoz Ledo (PT). “Estamos ante el inusitado caso de un hombre que ha escrito más libros de los que ha leído”, se pitorreó Mauricio Toledo (PRD)…

El exgobernador mexiquense reconocería después su pifia, la cual, según Jesús Silva-Herzog, “reforzará la imagen de un maniquí que ha dedicado más horas al peine que a las letras”.

Con menos deportividad se lo tomó su hija mayor, Paulina, quien en su cuenta de Twitter retuiteó una sentencia de su novio, un tal Jojo Torre: “Un saludo a toda la bola de pendejos, que forman parte de la prole y solo critican a quien envidian”. Así que Peña tuvo que salir a echar otro capote: “El RT de Paulina fue una reacción emotiva por mi error en la FIL. Definitivamente fue un exceso y me disculpo públicamente por ello”, explicó en su perfil de Twitter.

Quien también se lució fue el aspirante a la candidatura presidencial del PAN, Ernesto Cordero, que al criticar el error de su rival (“[En el PRI] están eligiendo a un candidato que en términos de cultura general, que es muy importante para poder gobernar, todos tenemos ya serias dudas”.) confundiría el nombre de la escritora Laura Restrepo, a la que llamó Isabel, al mencionar su obra “‘La Isla de la Pasión”.

Parece obvio que los políticos mexicanos no están muy puestos en Literatura. Ya sólo falta que le pregunten a López Obrador por el último libro que ha leído y responda como el futbolista Fernando Hierro en ABC, en vísperas del Mundial 94: “Ninguno”.

P.D.: Esto es un no parar. La pregunta sobre los libros favoritos de los políticos ha sido las más repetida de la semana, como repetidas han sido las meteduras de pata. El exsecretario de Salud y aspirante a gobernador de Guanajuato, José Ángel Córdova, dijo que “‘El Principito’, de Maquiavelo“, es uno de los libros que más le han impactado, confundiendo “El príncipe” con el relato de Saint-Exupéry. Y el secretario de Educación del D.F., Mario Delgado, revelaba que el libro que había cambiado su vida fue “Cien años de Soledad”, pero se lo adjudicó a Mario Vargas Llosa, en lugar de a su autor, Gabriel García Márquez.

Compartir

ABC.es

Archivo de Indias © DIARIO ABC, S.L. 2011

"En las escuelas y en los periódicos debiera recordarse constantemente a los americanos el deber de pensar en España; a los españoles, el de pensar en América". Alfonso Reyes.Más sobre «Archivo de Indias»

Archivo