Desapareció una noche

Publicado por el ene 18, 2011

Compartir

Leído en “Reforma“: La estatua del doctor Rafael Lucio se esfumó un día de Paseo de la Reforma y nadie ha vuelto a verla. De la obra de Epitacio Calvo, donada por el estado de Veracruz y develada el 16 de septiembre de 1889, quedan los restos de la base de piedra. Al otro lado de la calzada, su pareja en bronce durante más de un siglo, el ministro Miguel Lerdo de Tejada. “Desapareció de la noche a la mañana”, dice Ricardo Fernández Anaya, funcionario de la Representación del Gobierno de Veracruz en el Distrito Federal. Eso le comentaron hace meses y hasta hoy no sabe qué ocurrió.

El 1 de octubre, el presidente Porfirio Díaz autorizó una convocatoria que invitaba a cada estado de la República a donar dos esculturas de héroes locales que, por sus logros políticos, militares o científicos merecieran ocupar los pedestales dispuestos a lo largo de la principal calzada de la capital . Desde los héroes de la Independencia hasta quienes lucharon en las guerras de Reforma y de intervención. Las estatuas debían ser en bronce y de tamaño natural, y un jurado garantizaría su calidad artística. Se alternarían con jarrones diseñados por Gabriel Guerra.

Lucio nació en Xalapa en 1819. Director durante 17 años del Hospital de San Lázaro, recibió del emperador Maximiliano una condecoración por sus servicios y fue uno de los tres médicos que firmaron el acta de defunción del presidente Benito Juárez.

Compartir

ABC.es

Archivo de Indias © DIARIO ABC, S.L. 2011

"En las escuelas y en los periódicos debiera recordarse constantemente a los americanos el deber de pensar en España; a los españoles, el de pensar en América". Alfonso Reyes.Más sobre «Archivo de Indias»

Archivo