Hablemos del tiempo

Publicado por el Dec 5, 2010

Compartir

La Cumbre del Cambio Climático de la ONU se parece a unos Juegos Olímpicos: mientras en un sitio están saltando con pértiga, en otro juegan a waterpolo y más allá dan brincos a lomos de un caballo o disparan flechas con arcos. Sesiones, reuniones, exposiciones, paneles, conferencias, actividades paralelas…, un galimatías donde resulta difícil distinguir las voces de los ecos. Las cumbres (cualquier cumbre), en general, son un tostón: los que deciden se reúnen en un sitio cerrado mientras los periodistas aguardamos en otro sitio, también cerrado, siguiendo los debates por televisión (en circuito, por supuesto, cerrado), asistiendo a ruedas de prensa, al acecho de algún enterado que nos explique lo que ocurre en la otra parte o nadando entre las montañas de papeles que suministran “grupos de presión” de todo tipo.

Aquí, de lo que se trata es de salvar el planeta. Nada menos. En 2001 ya estuve en una de estas Conferencias de las Partes (COP7, celebrada en Marraquech), de la que recuerdo lo importante que era no sé qué cosa de los sumideros (tardé horas en enterarme de que se referían a los bosques). A esta cita de Cancún, los que mandan vienen ya dispuestos a fracasar, para que no les pase como en la anterior de Copenhague y salgan con cara de bobos. Y, para colmo, sin poder pisar la playa.

Adenda: Escucho en la Conferencia discutir sobre si elevar o no la temperatura del planeta por debajo de uno o dos grados centígrados en las próximas décadas (ni que fuera tan fácil como accionar el termostato del aire acondicionado), y me viene a la cabeza esta vieja canción de Kortatu.

Compartir

ABC.es

Archivo de Indias © DIARIO ABC, S.L. 2010

"En las escuelas y en los periódicos debiera recordarse constantemente a los americanos el deber de pensar en España; a los españoles, el de pensar en América". Alfonso Reyes.Más sobre «Archivo de Indias»

Archivo