¿De qué hablamos cuando hablamos en español?

Publicado por el Dec 3, 2010

Compartir

“Todos los vicios, Sancho, traen un no sé qué de deleite consigo…”

Leído en “Reforma”: Mientras las Academias debatían en Guadalajara la nueva ortografía de la lengua española, El Colegio de México tomaba distancia al publicar el “Diccionario del español de México”, que se presenta este domingo dentro de la Feria Internacional del Libro. El diccionario no sólo no suprime del alfabeto la “ch” y “ll”, sino que, entre anglicismos y deformaciones, admite palabras que para muchos expresan la pobreza del uso actual del lenguaje, como por ejemplo “güey” (“Entre los jóvenes, manera de conservar la atención de su interlocutor y de asegurar su solidaridad”).

Los eruditos fieles a la Real Academia Española (para la cual, “güey” no es más que “persona tonta”) podrían sentirse ofendidos, reconoce Luis Fernando Lara, coordinador de la obra, quien aclara que no se trata de un documento meramente lingüístico, sino de un estudio antropológico: “Es así como se habla, querámoslo o no”. Estima que un 20 por ciento de las 24.000 entradas del diccionario mexicano no son reconocidas por la RAE y que una de cada dos palabras reconocidas por la Real Academia tiene en México otro o más significados: “Casi hablamos otra cosa, significamos distinto”.

Pero, entonces, ¿para qué sirven las Academias?

Para nada. Creo que la RAE es una institución que tuvo un papel muy importante cuando la fundaron. Después fue perdiendo cada vez más valor entre los hispanohablantes. Habrá que concentrarnos mejor en nosotros mismos y en el conocimiento real del español, en vez de estar creyendo que cuarenta individuos pueden decidir por 450 millones.

El “Diccionario del español de México”, que llevó 36 años de trabajo, integra palabras tan comunes como “silla” o “perro”, pero todas con definiciones mexicanas (“Estudiante del primer año de licenciatura” y “(Chih) Cualquier chile”, respectivamente). Además, define anglicismos como “baby doll”, movimientos como “zapatismo”, groserías como “güevón”, alimentos como “chilaquiles” y deformaciones como “onde” (por “dónde”).

N. del B.: Una versión anterior, “Diccionario del español usual en México”, puede ser consultada a través de la web del Instituto Cervantes. Aquí.

Compartir

ABC.es

Archivo de Indias © DIARIO ABC, S.L. 2010

"En las escuelas y en los periódicos debiera recordarse constantemente a los americanos el deber de pensar en España; a los españoles, el de pensar en América". Alfonso Reyes.Más sobre «Archivo de Indias»

Archivo