Gringo viejo

Publicado por el nov 30, 2009

Compartir

Sabido es que en México la muerte visita con demasiada frecuencia a los periodistas. Pero quizá no resulte tan conocida la historia de Ambrose Bierce, un mordaz articulista y escritor _”Bitter Bierce” (“Amargo Bierce”) lo motejaron sus coetáneos_ a quien supuestamente se lo tragaron estas tierras por aquel lejano año del Señor de 1914. Su historia le sirvió a Carlos Fuentes de inspiración para su novela “Gringo viejo”, de la que posteriormente se haría una película (bastante floja) protagonizada por el gran Gregory Peck.
Siempre vinculado a los periódicos de W.R. Hearst, a punto de cumplir los 80 años de vida Bierce tuvo la feliz ocurrencia de cruzar la frontera por El Paso para vivir en sus ya viejas carnes el fragor de la Revolución Mexicana, uniéndose como “observador” al ejército de Pancho Villa. Así, en aquellas últimas horas reviviría sus lejanos años mozos, cuando sirviera al ejército de la Unión durante la Guerra Civil estadounidense.
Unos meses antes de partir envió a su sobrina Nora una deslumbrante y premonitoria carta: “Adiós. Si oyes que he sido colocado contra un muro de piedra mexicano y me han fusilado hasta convertirme en harapos, por favor, entiende que yo pienso que esa es una manera muy buena de salir de esta vida. Supera a la ancianidad, a la enfermedad o a una caída por las escaleras del sótano. Ser un gringo en México: ¡Ah, eso sí es eutanasia!”. Bierce llegaría hasta Chihuahua, donde se perderá su rastro.
Según la Encyclopædia Britannica, su muerte representa un misterio, pero una “razonable conjetura” es que fuera asesinado durante el sitio de Ojinaga (enero de 1914). La tradición oral de Sierra Mojada (Coahuila), documentada por el sacerdote James Lienert (Padre Jaime), sostiene que Bierce fue fusilado en el cementerio del pueblo. Sin embargo, algunos de sus biógrafos (entre ellos, Roy Morris) aseguran que este nunca llegó a Mexico, sino que se suicidó en el Gran Cañón. Incluso circula la improbable leyenda de que fue capturado por una primitiva tribu brasileña.
Su obra más feliz y conocida seguramente sea “El diccionario del diablo” (aquí, en inglés), del que reproduzco una definición tomada al azar:

PATRIOTISMO: Basura combustible adherida a la antorcha de cualquiera que quiera iluminar su propio nombre. En el famoso diccionario del Dr. Johnson, el patriotismo es definido como el último recurso de un granuja. Con el debido respeto a tan iluminado aunque menor lexicógrafo, me atrevo a afirmar que es el primero.

Compartir

ABC.es

Archivo de Indias © DIARIO ABC, S.L. 2009

"En las escuelas y en los periódicos debiera recordarse constantemente a los americanos el deber de pensar en España; a los españoles, el de pensar en América". Alfonso Reyes.Más sobre «Archivo de Indias»

Archivo