Menos Mel

Publicado por el sep 1, 2009

Compartir

Dos que ya son historia
El golpe de Estado (o patada en el culo) contra Manuel Zelaya no tiene un pase: aquélla fue una afrenta sin discusión a la legalidad y a las buenas maneras. Pero igual de impresentable era la consulta-pantomima que “Mel” pretendía llevar a cabo -pasándose la Constitución y las instituciones por el forro- para intentar apalancarse en la Presidencia (¡hay que ver cuánto les gusta el poder a estos políticos!). Y tampoco es de recibo la actitud de la comunidad internacional, con una OEA sumisa a Chávez al frente, empeñada en castigar a todo un pueblo por las pifias de sus mandatarios.
En Honduras no hay un Gobierno golpista, ni hay un solo militar al frente de ningún cargo político. A excepción de la Presidencia, que detenta Roberto Micheletti, a cargo de las instituciones siguen prácticamente las mismas personas que las dirigían antes del 28 de junio. Y en el país son cuatro gatos quienes apoyan el retorno del bigotón.
Ha comenzado la campaña para las presidenciales del 29 de noviembre con los mismos cinco candidatos y el mismo poder electoral que hace poco más de dos meses. Excepto el independiente Carlos Humberto Reyes, ninguno de los aspirantes reclama el regreso de Zelaya a la poltrona. Pero la comunidad internacional (esa expresión, “comunidad internacional”, me recuerda a comunidad de vecinos, y ya saben cómo suelen terminar las reuniones de patio de escalera) insiste en que no reconocerá al Ejecutivo que salga de las urnas (lo que equivaldría, en la práctica, a no reconocer la reforma política surgida en España tras la muerte de Franco o el plebiscito que perdiera Pinochet en Chile).
Si yo fuera diplomático, y ésa no es una de las cualidades que me adornan, plantearía la única solución que se me ocurre para salvar la cara a todo el mundo: Que el Congreso hondureño reconozca la nulidad de las decisiones adoptadas tras el golpe (sútilmente distinto a que “Goriletti” renuncie al puesto) y restituya a Zelaya en el poder; que éste, desde Managua o donde caiga en ese momento el avión que le ha prestado Chávez, abdique “por el bien del pueblo, en aras de la reconciliación nacional y tal, cual, Pascual…”; que corra el escalafón y el actual presidente del Congreso, cuyo nombre ni conozco ni me interesa, asuma la Presidencia sin capacidad ejecutiva y con la única misión de llevar a cabo las elecciones de manera transparente. Y en enero, nuevo presidente; y aquí paz y después gloria. Ya verán cómo nadie me hace caso.

Compartir

ABC.es

Archivo de Indias © DIARIO ABC, S.L. 2009

"En las escuelas y en los periódicos debiera recordarse constantemente a los americanos el deber de pensar en España; a los españoles, el de pensar en América". Alfonso Reyes.Más sobre «Archivo de Indias»

Archivo