Tarde de toros

Publicado por el Jan 19, 2009

Compartir

Lo importante es no pasar hambre
Y a los toros que nos fuimos, por aquello de ver a José Tomás (de quien cada día observo más los defectos y aprecio menos las virtudes, qué le vamos a hacer). Dos orejas se llevó el de Galapagar, generosísima la primera tras estoquear al toro en el culo. Peleón, valiente y trabajador Arturo Macías en su segundo, que le valió una merecida oreja. Y voluntarioso, pero sin suerte con la espada, Octavio García “El Payo”, que confirmaba alternativa. Bonito encierro de Teófilo Gómez, mas sin fuerza ni bravura.
Pero, si en tarde de corrida el ambiente en los tendidos es casi tan atractivo como lo que ocurre en los ruedos, cuánto más en un coso como el de Insurgentes, el de mayor capacidad del mundo (casi lleno este domingo), y que recuerda por momentos a la medina de Marraquech.
En La México, servida por decenas de vendedores que no paran de subir y bajar por las gradas, se puede disfrutar de una comida completa (sopa, pizza, mango con chile, pipas y cacahuetes, cervezas y refrescos, algodón de azúcar, canutillos de crema, churros, café…), vestir al niño con disfraz de torero (que recuerda a chilaba de gala de Mohamed VI) o, si el festejo está aburrido, intentar armar el cubo de Rubik o echar unas partidas al billar en miniatura.
El paisaje humano también tiene su aquél: desde tipos ensombrerados y bigotudos que no sé si serán ganaderos o narcos, hasta guapísimas chavas que me pregunto dónde se esconden el resto de la semana. ¡Olé!

Compartir

Siguiente

ABC.es

Archivo de Indias © DIARIO ABC, S.L. 2009

"En las escuelas y en los periódicos debiera recordarse constantemente a los americanos el deber de pensar en España; a los españoles, el de pensar en América". Alfonso Reyes.Más sobre «Archivo de Indias»

Archivo