Lo de Oriente Próximo

Publicado por el Jan 7, 2009

Compartir

Aprovecho que Hugo Chávez ha soltado un par de chorradas sobre la penúltima movida en Oriente Próximo para compartir mi opinión al respecto, si es que la encuentro. Ante todo, señalar que mis recuerdos de la infancia comienzan en “Los Chiripitifláuticos” y en Arafat descendiendo de un avión con un mantel a cuadros en la cabeza; o sea, que la cosa viene de lejos. Mucho tiempo después me tocaría desplazarme a la zona en varias ocasiones, y nunca terminé de aclarar mis ideas: la Autoridad Nacional Palestina me parecía una república soviética de tercera división, mientras que Israel se me presentaba como un Estado paranoico-policial. El caso es que me pasaba el día de Jerusalén a Belén y de Belén a Jerusalén, porque en ningún sitio me encontraba a gusto (para terminar en el YMCA que hay frente al hotel King David o en casa de Eugenio García Gascón comiendo bocatas de chorizo, por fastidiar).
Nadie discute que los palestinos estaban allí tan tranquilos con sus cabras cuando los israelíes los echaron de sus tierras. Pero también los judíos fueron expulsados por los romanos dos mil años antes. Entonces: ¿Cuándo empezamos a contar la historia?… Así que, a estas alturas, creo que hay que olvidarse de la Declaración Balfour y asumir sí o sí el derecho de Israel a existir (aunque no el “derecho sagrado” que mencionaba Hermann Tertsch hace unos días en ABC). Y forzar la conversión de Palestina en un Estado independiente y democrático, única manera de establecer una paz duradera entre vecinos.
A corto plazo, esa posibilidad se antoja imposible. No sólo por el fanatismo de Hamás o la corruptela de Al Fatah, sino porque los últimos interesados en que suceda son todos esos gobiernos árabes a los que tanto se les llena la boca con el asunto, pero que tiemblan al pensar que sus gobernados puedan también reclamar libertad y democracia para sus países y se les acabe el chollo que tienen montado.
En resumen: en Tierra Santa se han juntado el hambre con las ganas de comer, dos pueblos “elegidos” que no hacen más que dar por el saco al resto del planeta. Unos, con su macabro terrorismo y su manipulación mediática para lo cual no dudan en sacrificar a sus propios niños. Otros, con sus desmesuradas respuestas militares. Personalmente, sería partidario de enviarlos a todos a la Luna, cada cual a una cara opuesta. Y que allá se las apañen.

Compartir

Anterior

ABC.es

Archivo de Indias © DIARIO ABC, S.L. 2009

"En las escuelas y en los periódicos debiera recordarse constantemente a los americanos el deber de pensar en España; a los españoles, el de pensar en América". Alfonso Reyes.Más sobre «Archivo de Indias»

Archivo