La calle es mía

Publicado por el oct 10, 2008

Compartir

Detrás de ese toldo azul que ocupa media calle hay una señora que decidió seguir los consejos de Vicente Fox para dinamizar la economía mexicana: agenciarse un carrito y ponerse a vender tacos, tamales, bocadillos o lo que se tercie. Es lo que se llama “changarrización” (de changarro: según la RAE, tienda pequeña o barraca mal construida) de la economía -completamente informal, por supuesto-, que alimenta a buena parte de la población mexicana y la aleja de esa tasa oficial de desempleo del 4 por ciento que no se cree nadie (basta trabajar una hora a la semana en lo que sea para ser incluido entre la población activa ocupada).
Mientras a los negocios como Dios manda se les machaca a impuestos y a “mordidas” (aunque no hace falta ser muy perspicaz para intuir que la señora del changarro también debe contribuir a redondear el sueldo del patrullero del barrio), los vendedores ambulantes hacen de la calle su sayo.
Si me vienen mal dadas, creo que un puesto de pinchos de tortilla y vasos de tinto -apenas tendré competencia- podrá sacarme de un apuro…
P.D.: Ya que ayer recuperábamos una insospechada vena sinfónica, no creo que esté de más colgar aquí y ahora el “Money” de Pink Floyd.

Compartir

ABC.es

Archivo de Indias © DIARIO ABC, S.L. 2008

"En las escuelas y en los periódicos debiera recordarse constantemente a los americanos el deber de pensar en España; a los españoles, el de pensar en América". Alfonso Reyes.Más sobre «Archivo de Indias»

Archivo