Escaños calientes, tacones lejanos

Publicado por el nov 8, 2014

Compartir

Teruel acostumbra a encabezar el ránking de las ciudades más frías de España, pero su historia (Los Amantes) demuestra que la pasión le hace bullir. También ahora es fuego puro. Está que arde a vueltas con la empresaria venezolana que un día se afincó en Canarias y que pregona pasión confesa y en cadena con nombres pegados a escaños.

Al diputado nacional del PP por Teruel Carlos Muñoz se lo ha llevado por delante. Literal, literal —como «Corazón, corazón»—; grano a grano, como el café del bueno. Viaje va y viaje viene —literal, literal—, el parlamentario de las tierras frías del norte ha tenido que decir adiós a su escaño y poner el punto y final, a sus 45 años, a una carrera en cargos públicos que –aunque con algún «interruptus»– comenzó a sus 26 primaveras.

Cartera de parlamentario en mano, Muñoz voló reiteradamente para vérselas con la venezolana en la intimidad de Canarias. Y Las Afortunadas le han llevado al infortunio político. Siempre podrá argumentar él, en su defensa, que todo fue por amor y que el amor todo lo puede. No será el primero en proclamarlo. Podrá alegar, incluso, que lo hizo complementariamente en apoyo a su Ciudad de los Amantes, esforzado en exportar pasiones y en dejar bien alto el pabellón de la capital en la que se estrenó con escaño de concejal hace casi 20 años. Fuego puro a flor de piel.

Podrá esgrimir, igualmente, que en realidad le ha ahorrado una pasta al erario público, porque ha demostrado que las distancias son relativas y que, por tanto, no es tan necesario gastarse un pastizal en nuevas infraestructuras, esas que los turolenses llevan reclamando desde hace décadas. Carlos Muñoz ha demostrado que, si se quiere, las distancias no son tales. El ya parlamentario en retirada ha servido para demostrar que Teruel está cerca de cualquier sitio si se quiere con pasión. Pequeñeces eso de que, en estos tiempos, para viajar en tren entre Teruel y Zaragoza (170 kilómetros) haya que armarse de paciencia en «vagones tortuga» que tardan dos horas y media en hacer el recorrido. Trenes, por cierto, que a estas alturas del siglo XXI siguen circulando por una línea sin electrificar. Boberías, en fin, porque un tren con amor se torna veloz, AVE puro. Y si luego enlaza con avión de embarque parlamentario, más aún.

Carlos Muñoz ha ayudado también a poner en primera línea a una provincia que luchó durante años bajo el lema de «Teruel Existe» y que tiene a bien entender de buenos jamones con denominación de origen. Pernil va, pernil viene. El lema de «Teruel Existe» acabó convertido en imagen de marca de una tierra harta de sentirse parte de un profundo «far-west» olvidado. Y Muñoz ha recordado que Teruel existe. Y ha levantado el ánimo, poniendo a Teruel en la pomada nacional, chispa va, fogonazo viene.

Pero, ojo: del fuego a la explosión hay solo un paso, una sensible mecha que se enciende con la mínima fricción. Y a Carlos Muñoz –viaje va, viaje viene–, la fricción le hizo prender mecha, estallido por pasión con su escaño en carne viva. ¡Ay, amor, qué caro sales (a veces, claro)!

Compartir

ABC.es

Que viene el Cierzo © DIARIO ABC, S.L. 2014

De lo divino y de lo humano, de la política a pie de calle, de cábalas y descabales de esta casa común -pese a algunos- que se llama España de las Autonomías. Más sobre «Que viene el Cierzo»

Categorías
Etiquetas
Calendario
noviembre 2014
L M X J V S D
« oct   dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930