Independencia asimétrica

Publicado por el ago 1, 2013

Compartir

El «déficit asimétrico» es como la «discriminación positiva»: como la primera palabra rasura, se le añade una segunda a modo de loción balsámica, de polvo talco contra el comezón. Vamos, una milonga, un circunloquio mosqueante. El déficit asimétrico es una cuña de desigualdad indigesta e inútil contra quienes se empeñan en saltarse las reglas del juego. La Generalitat, el gran agravio de esta asimetría, nada más enganchar el caramelo se apresuró a decir que no le basta. Impertinencia de niño consentido. No es una reiteración de intenciones, es una contumaz reiteración de la rebeldía (y una falta de educación ante el generoso e inmerecido regalo).

Comunidad Valenciana, Andalucía, Murcia y Baleares también reciben el premio de esa desigualdad a la carta. Sí. Pero el gran agravio se va con un nacionalismo catalán instalado en la rebelión constitucional, que ha dejado las cuentas rotas de esa Comunidad por una hoja de ruta hacia el independentismo que ahora pretende emprender la gran etapa final. Comunidad Valenciana, Andalucía, Murcia y Baleares son una coartada. Hacían falta para no hacer escandalosa la «discrimnación positiva». Ya estaba cantado desde hace meses ( http://abcblogs.abc.es/aragon/2013/04/18/los-trileros-de-montoro/) y es consecuencia de esa arquitectura cimentada en un barro quebradizo: creer que satisfaciendo el apetito nacionalista del momento cesará la gula. Es desconocer la física del movimiento.

Eso sí, hay que reconocer que las comunidades elegidas para la coartada del agravio están seleccionadas con cirujana precisión: tres del PP, para callar bocas en casa propia, que de paso son también tres seriamente apuradas por las cuentas de años de desenfreno; y una del PSOE, su gran solar andaluz, para contentar el estómago del contrincante que tampoco se viene caracterizando, por cierto, por la mesura en la gestión de los fondos públicos (juzgado dixit, ere que ere).

El déficit asimétrico, al final, acaba poniéndose al servicio de esa independencia soñadada por un nacionalismo dilapidador de recursos públicos al servicio de su arcadia soberanista. Es, por tanto, una independencia asimétrica, alimentada con el esfuerzo colectivo de quienes se aprietan el cinturón desde el resto de España, mientras ven cómo se permite el festín de una parte echada al monte.

Supone, además, sentar un nefasto precedente. Lo ha apuntado con acierto el Gobierno de la Comunidad de Madrid: ¿De qué sirve poner una norma si quien la incumple no sólo no se ve castigado, sino que recibe un premio? (Esto dando por hecho que autorizar a seguir gastando al debe, por encima de lo que se tiene, sea realmente un premio. Realmente, en absoluto lo es, pero eso dará de sí para otro «cierzo»). El Gobierno de Artur Mas, declarando su insatisfacción por el caramelo recibido, dibuja ya el escenario del incumplimiento, de otra rebelión más. ¿Y qué pasará entonces? Ojo, que está a la vista la reforma del sistema de financiación autonómica. Aviso a navegantes.

Ese nefasto precedente tampoco es buen ejemplo a pie de calle. Visto lo visto, ¿quién no puede estar tentado (con moral legitimidad) a pedir también una tributación «asimétrica»: escaquearse con Hacienda (que somos todos) pagando menos de lo que toca en la Declaración de la Renta, y al año siguiente, en vez de abonar la lógica sanción, verse bonificado con una desgravación extra. Son los riesgos de las «asimetrías», que son infumables.

Compartir

ABC.es

Que viene el Cierzo © DIARIO ABC, S.L. 2013

De lo divino y de lo humano, de la política a pie de calle, de cábalas y descabales de esta casa común -pese a algunos- que se llama España de las Autonomías. Más sobre «Que viene el Cierzo»

Categorías
Etiquetas
Calendario
agosto 2013
L M X J V S D
« jul   sep »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031