Nacionalismo de barra libre

Publicado por el abr 10, 2013

Compartir

Llevamos décadas escuchando la cantinela de que Cataluña era exprimida por el resto de España. Demasiadas escuchando la machacona cantinela del nacionalismo catalán apelando a la pela mientras se menea la bandera. Demasiadas oyendo, sin replicar con datos ciertos, que el principio esencial de solidaridad entre españoles que consagra la Constitución le suponía un esfuerzo excesivo a los catalanes, cuando la realidad es que la sangría para sus bolsillos la ha generado la deriva nacionalista.

Llevamos demasiado tiempo soportando la mentira, e incomprensiblemente han acabado por creerla incluso algunos de aquellos a los que todos los españols les confiamos gobernarnos con sensatez. El nacionalismo catalán ha machacado tanto con la idea que parece que la contribución a la caja común de España sale de su chequera. Demasiadas décadas publicitándonos estudios cocinados para hablar de lo que Cataluña aporta al resto de España, sin que alguien se pare a medir (y a contarnos) cuánto nos está costando a todos los españoles (catalanes incluidos) pagar la barra libre en la que el nacionalismo se instaló a costa de los demás. Pero ha llegado el momento de decirlo. Quizás sirva de poco. Quizás, de nada. Dudo que haciéndolo se desactive la actitud chulesca del independentismo, pero al menos ganaremos en transparencia y todos sabremos que, hoy por hoy, Cataluña se sostiene gracias al esfuerzo del resto de los españoles, de norte a sur, sean más ricos o más pobres.

Los miles de millones que se vienen inyectando para mantener a flote las arcas rotas de la Generalitat están saliendo del bolsillo de todos los españoles, entre otras cosas gracias a los sacrificios que en forma de recortes públicos están asumiendo aragoneses, riojanos, castellanos, extremeños, gallegos… Y el pastón que se nos va en pagar intereses por una deuda pública desbocada es consecuencia, también en buena parte, del derroche con el que la Generalitat ha estado instalada para inocular sin descanso la idea de nación entre las gentes de esa tierra.

A España nos prestan caro porque nos pasamos de frenada en el gasto y hay cuentas que hacen aguas. Las catalanas están en un lodazal. Al final, nos prestan caro a todos, y entre todos pagamos esa barra libre dominada por el «yo invito y tú pagas». El año pasado, las autonomías «pobres» que no acudieron al rescate ofrecido por el Estado pagaron hasta un 1 por ciento más por el dinero que tenían que recibir prestado. Dicho de otro modo, un 1 por ciento más de lo que pagó la Generalitat gracias al esfuerzo de los españoles en su conjunto. Y eso es un sobrecoste que hemos asumido por la insensatez autonomista de otros. Hay que decirlo. Es contribución solidaria del resto hacia otros entre los que está Cataluña con nombre propio. Lo hacemos porque España somos todos, y asumimos con normalidad la lógica de la solidaridad y del esfuerzo compartido, pero no para seguir pagando la barra libre.

Visto lo visto en el nacionalismo catalán, habrá que empezar a decirlo alto y claro. A quien le corresponde, deberá ponerlo sobre la mesa en nombre de todos los españoles. Y tendremos que interiorizar esa realidad para dejar de escuchar sin más la cantinela de los de siempre. La ocasión la pintan calva: se está cociendo la nueva tarta de la financiación autonómica, y Artur Mas pide más trozo del pastel. Yo, me niego.

Compartir

ABC.es

Que viene el Cierzo © DIARIO ABC, S.L. 2013

De lo divino y de lo humano, de la política a pie de calle, de cábalas y descabales de esta casa común -pese a algunos- que se llama España de las Autonomías. Más sobre «Que viene el Cierzo»

Categorías
Etiquetas
Calendario
abril 2013
L M X J V S D
« mar   may »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930