“Una guardia con luz”: Vida perra

“Una guardia con luz”: Vida perra

Publicado por el 2 02Europe/Madrid abril 02Europe/Madrid 2018

Compartir

Resulta realmente hermoso que el teatro sea concebido como instrumento de lucha contra la exclusión social. Paloma Pedrero lleva en ello desde 2008, cuando estrenó su obra “Caídos del cielo”, que da nombre a una ONG y a un taller teatral. Entonces, mezcló actores profesionales e indigentes y marginados, algo que volvió a hacer en 2014 en “Magia Café”. En “Una guarida con luz”, tercer paso escénico de esta maravillosa iniciativa, la autora y directora ha abierto su taller a refugiados e inmigrantes para ofrecerles un lugar donde, además de recibir muestras de solidaridad y afecto, puedan sentirse integrantes de un proyecto artístico como ejercicio de dignidad personal.

La semilla de la nueva obra de Pedrero es una grave experiencia clínica sufrida por la dramaturga que –como ella misma ha relatado– pasó “tres semanas en un servicio de reanimación, enchufada a todo tipo de máquinas, sin comer ni beber, sin moverse, sin apenas respirar, alimentada por sueros y tratada con morfina, pero plenamente consciente”. Lo vivido en el hospital se incorpora de manera decisiva a la historia de una perrita blanca, Blanche (como la Dubois de “Un tranvía llamado Deseo”) y un lisiado can negro, Machín (como el intérprete de “Angelitos negros”, por su carácter cantarín). Ambos compartían felizmente hogar hasta que su dueña fue ingresada en un hospital; ahora, atendidos por un cuidador poco cuidadoso mientras esperan a que la mujer regrese y todo vuelva a ser como antes, comprenden que algo no va bien y planean escapar para encontrarla. Por un extraño mecanismo simbiótico, Blanche se comunica mentalmente con la enferma y va adquiriendo cierta psicología humana y hasta conciencia de la muerte, para asombro de Machín. Un argumento de corte fantástico, con un sorprendente y arriesgado final un tanto delirante, que de manera inevitable remite a aquellos Cipión y Berganza del cervantino “Coloquio de los perros”.

Los actores Belén González y Pablo Tercero encarnan con total entrega a los entrañables chuchos protagonistas, acompañados por cuatro bailarines profesionales dominicanos y un grupo de actores refugiados, inmigrantes y personas en riesgo de exclusión social del Taller Caídos del Cielo, entre los que hay hombres y mujeres de Nigeria, Siria, Camerún, Irak, Kurdistán, Rusia, Ucrania, Colombia y España, que integran la manada perruna que hace eco a Blanche y Machín e interpreta diversas coreografías del bailarín turco Levo Karatas.

La música de Jorge Fernández Guerra, la sencilla y eficaz escenografía de Juan de la Cruz y la puesta en escena de Paloma Pedrero, que hace que parezca sencillo coordinar a intérpretes de tan diversas procedencias y bastantes de ellos con dificultades para expresarse en español, contribuyen a redondear un espectáculo dinámico y emocionante, también algo naíf en algunos momentos, que ha sido estrenado dentro de la programación del XIV Festival “Ellas Crean”.

Foto: Paloma Pedrero con uno de los actores

[***] Autora y directora: Paloma Pedrero. Escenografía: Juan de la Cruz. Iluminación: Rodrigo Ortega. Música: Jorge Fernández Guerra. Dirección coral: Ruth González Mesa Coreografía: Levo Karatas. Intérpretes: Belén González y Pablo Tercero, acompañados del grupo de actores refugiados e inmigrantes del Taller de Caídos del Cielo. Teatro Conde Duque. Madrid.

Compartir

ABC.es

Aquí opina hasta el apuntador © DIARIO ABC, S.L. 2018

El teatro es una actividad muy antigua que se acerca y nos acerca a la verdad del ser humano. Un arte que, como todo el que es verdadero, nos ofrece más preguntas que certezas. Más sobre «Aquí opina hasta el apuntador»

Categorías
Calendario de entradas
abril 2018
M T W T F S S
« Aug    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30