Badenes «rompe coches»

Badenes «rompe coches»

Publicado por el dic 18, 2016

Compartir

Si tuviésemos un poquito más de educación, no mucha, sólo un poquito, los dichosos «guardias tumbados», badenes o como queramos llamarlos brillarían por su ausencia. Ni siquiera es necesario imaginar un mundo ideal: basta con aplicar el sentido común conduciendo por espacios particularmente peligrosos. Esos donde una pelota sale rodando por la calzada con un niño detrás, un perro se cruza de forma imprevista… Como a la hora de la verdad el personal va a la velocidad que le viene en gana y el riesgo de atropello es tremendo, solución, palo al canto.

En los últimos años he conocido dispositivos así de muchos tipos. Incluso uno «inteligente» capaz de elevarse cuanto más rápido se rebasaba, que no parece se haya popularizado, y otro que se endurecía que ha seguido el mismo camino.

Al final la conclusión es la misma: sean anchos o estrechos, altos o bajos, son molestos a más no poder y sacan de los nervios, más si cabe a conductores profesionales como los repartidores. Y no digamos si se repiten cada poco, como en las urbanizaciones y las travesías.

Pero es que además estropean el coche, y mucho. En particular el chasis: neumáticos, suspensiones… Incluso terminan provocando ruidos parásitos por desajustes de piezas internas. Y como no hay una regulación estandarizada para fijar cómo deben ser, hay «mil» tipos por ahí sueltos.

Ahora viene lo mejor: un estudio del británico National Institute for Health and Care Excellence (NICE) señala que deberían eliminarse por completo porque incrementan las emisiones contaminantes, hasta las acústicas.

Claro, tiene lógica: al frenar para superarlos y acto seguido acelerar para recuperar la marcha original, los coches, yendo a tirones, gastan más y emiten más ruido y polución. Curioso, pero real. Y eso por no hablar de aquellos que pasan de un badén al siguiente a toda velocidad, apurando marchas y chirriando frenos.

El NICE propone en su lugar practicar una conducción suave que prevenga justo eso, aceleraciones repetidas y frenazos severos, además de establecer límites de velocidad variables, ¿a golpe de radar…? Yo creo que una alternativa mejor son los semáforos.

Ojo, que tarde o temprano aquí se acaba tomando nota. El estudio ahonda además en soluciones para evitar contaminar a lo bobo, como no dejar el motor en marcha mientras esperamos a que los niños salgan del colegio, y apuesta por la ampliación de los espacios peatonalizados y por los «días sin coches» que tanto gustan a algunos políticos, y que tan flojos resultados arrojan.

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2016

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»