Abducidos por el móvil

Publicado por el Sep 25, 2016

Compartir

Que el 40 por ciento de los conductores que han respondido a una encuesta de más de 1.000 personas realizada por la Asociación DIA de Víctimas de Accidentes asuma haber puesto en riesgo su seguridad por manipular el móvil es de hacérselo ver. ¡¡Y un 37 por ciento admite que ese riesgo fue grave!!

Seguimos a vueltas con el dichoso telefonito, cada vez a peor. Si echamos la vista atrás, es innegable que lo que un día surgió como herramienta para hablar y, como mucho, mandar o recibir SMS se ha convertido en algo parecido a una prolongación de nuestra anatomía.

Ya no sabemos vivir sin esta tecnología, hasta el exceso, convirtiéndola en una de las principales fuentes de distracción al volante. Un apunte: el Ayuntamiento de Alcobendas (Madrid) acaba de estrenar una aplicación que salta en el teléfono mientras caminamos inmersos en él para avisarnos de un cruce con el semáforo cerrado a peatones. La idea es evitar que nos atropellen. Se llama Cebrapp, para más señas, y viene a sumarse a iniciativas de otros consistorios de las que ya me he hecho eco desde este espacio, como pintar la acera alertando de cruces.

Curioso y perverso: nos hemos vuelto dependientes del móvil como auténticos yonquis tecnológicos. Verdaderos posesos de la conectividad, como si de golpe no pudiésemos vivir sin recibir y leer un Whatsapp, un Messenger o un email, la última que publican en Facebook o el Tweet de turno.

Sabemos que usarlo en multitud de escenarios, y me refiero aquí a los relacionados con el tráfico, es peligroso. Muchísimo. Pero lo asumimos como caminar al borde del precipicio sin barandilla ni arnés, a pelo. Ya está, sin más.

Luego vienen las contradicciones, un buenismo mal entendido ¿de cara el encuestador quizá? ¿Autosugestión para limpiar nuestra conciencia? Es lo que parece cuando el 65 por ciento de los encuestados cree que el aumento de las sanciones ante actitudes temerarias de conducción es efectivo para mejorar la seguridad.

¿En qué quedamos? ¿Mayoritariamente de acuerdo con las multas que penalizan conductas que pueden costarnos la vida? ¿No sería más fácil y coherente, digo, hacer las cosas bien y librarnos de este embrollo?

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2016

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»