El «arte» de acosar al que va delante

Publicado por el Sep 4, 2016

Compartir

Que en España 5 millones de conductores reconozcan no respetar la distancia de seguridad, así, abiertamente, según recogía hace algún tiempo una encuesta de la Fundación Línea Directa, es algo más que grave: es realmente serio, escalofriante y hasta ridículo. Elocuente de la pobreza intelectual y de la escasa talla moral de una sociedad superada, que no sabe a lo que juega ni tiene la menor idea del sinsentido y del riesgo que asume.

La cosa se las trae: no es ya que conducir de semejante guisa entrañe multa de 200 euros con retirada de 4 puntos de carné, que lo entraña. Es que ir de ese modo suele derivar, más pronto que tarde, en accidentes de tráfico con víctimas de por medio. De hecho, las colisiones traseras y múltiples por alcance son de las que más han repuntado.

Sólo en 2013 causaron más de 150 fallecidos en carretera… y tan anchos. Basta contemplar cómo cualquier fin de semana más o menos ajetreado deriva en esa peligrosa forma de conducir. Sobre todo en autovía, donde a nada que el tráfico se espesa, incluso a ritmos de velocidad elevados, abunda la gente adelantando por la derecha. ¡Sí, por la derecha!, con una falta de civismo absoluta y una exposición al riesgo, propio y ajeno, que pone los pelos de punta.

1-trafico--644x362Por una parte, dejar suficiente distancia de seguridad, aunque el tráfico circule rápido (incluso por encima del límite legal), supone en las entendederas de algunos dejar hueco para rebasar por ese flanco. Otros, sobre todo con tráfico apretado, interpretan que el carril izquierdo es el mejor para ir de contínuo. Se equivocan, aunque arrastren tras de si una larga cola de pacientes conductores esperando a que, de una santa vez, se pasen a la derecha. Pero no lo harán hasta superar al camión o la caravana que se ve allí, a lo lejos, en lontananza.

Unos por otros, «la casa sin barrer». Da igual. La próxima vez volverá a pasar lo mismo, aunque la temeridad no valga para nada, más allá de provocar tensión, accidentes y desgracias terribles: si lo consiguen, llegarán a su destino más o menos a la vez que el resto, aunque parezca mentira. Pero ellos a lo suyo: volverán a adelantar por la derecha aprovechando el menor hueco a la izquierda para meterse en un desprecio total a la vida del resto.

Y volverán a «besar» el trasero del coche que llevan delante acosando, «achuchando», sin margen, al límite, en un estúpido intento por echarlo a un lado. Otros seguirán circulando de mala manera y a velocidad inadecuada. A veces ridícula, por la izquierda, conforme a la máxima «ande yo caliente y ríase la gente». Los muertos y las estadísticas quedan para los telediarios.

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2016

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»