El móvil, cuestión de vida o muerte hasta para peatones

Publicado por el Aug 21, 2016

Compartir

Aplaudo sin contemplaciones la iniciativa del Ayuntamiento de Talavera de la Reina: rotular algunos pasos de cebra, según parece los que mayor accidentalidad por atropello registran, avisando a los peatones para «dejar de usar el móvil» justo cuando cruzan la calle.

No es el primer consistorio que lo hace, e igual debería ser normativa del Ministerio del Interior vía DGT. Pero como siempre la ley sigue a los hechos, de modo que mientras se pone al día mejor que alguien haga algo. Por ejemplo, las autoridades, que para eso se les paga. Más que nada, para parar la sangría en la que se está convirtiendo esta nueva tendencia. Además, no es la bobada de pintarlos con la bandera del Orgullo Gay, una tontada folclórica que las autoridades de Gandía (Valencia) han debido apreciar como demanda pública…

‘Responde cuando hayas cruzado’ es uno de los rótulos marcados sobre el asfalto, versión educada (aunque menos expeditiva) de ‘Iditota, deja el dichoso móvil un segundo y ahora contestas al Whatsapp, que te va a costar la vida‘.

Como en tantas cosas vivimos embebidos en una tecnología que se ha metido en nuestras venas como el aire en los pulmones, por mucho que en el pecado nos vaya la penitencia. Sí, porque esa conectividad permanente que hasta transforma los automóviles modernos en puntos para amplificar la señal WiFi, y que permite, conduciendo, recibir, leer y dictar SMS y otros, lleva impresa el veneno de la perdición cuando se va de las manos.

pasoUn virus letal que primero llegó a los conductores, y que ahora hace metástasis en los peatones. Muchos ya pasaban la calzada por cualquier sitio y de cualquier forma (lo que en si mismo reviste multa), pero es que ahora lo hacen directamente sin mirar… si no es a la pantalla de su terminal, como autómatas sumidos en su burbuja.

No se cuánto durará la iniciativa, si será secundada por otros estamentos o incluso estandarizada a nivel nacional. No estaría de más porque no supone dinero y, al menos como factor sorpresa, puede ser efectiva un tiempo. Lo que está claro es que toca poner cordura a todo esto, porque sobre todo la gente joven, al menos en apariencia, ha perdido la noción de este nuevo peligro. Y con el desmadre que vive combinando alcohol, drogas y conducción, parece que se le acumula el trabajo.

Notas del autor desde su retiro estival:

Malditos sean todos aquellos que aún tiran colillas encendidas por la ventanilla so pretexto de que se apagan solas, sobre todo cuando aluden ir por un sitio donde ha llovido o chispea. Miserables descerebrados: no sólo pueden provocar un incendio, es que además afectan a los que les siguen, que terminan recibiendo su malvada porquería. Me pasó el otro día siguiendo en la N-340, a la altura de Castellón, a un vetusto Renault Espace. ¡No fue uno, sino dos los cigarros en ascuas los que «aterrizaron» en el parabrisas de mi coche! Ojalá se den por aludidos, del primero al último, y caiga sobre ellos el peso de la ley, a ser posible más pronto que tarde.

Por cierto, lo de Mariló Montero, ir en moto conduciendo sin casco para luego auto denunciarse, ¿es cosa de salir en los papales al precio que sea? ¿Un clamoroso error con «final feliz» tal vez? Hay cosas inexplicables que rozan lo paranormal, absurdas y contradictorias si no fuera por el alcance público que revisten.

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2016

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»