Ojo con el calor

Publicado por el Jul 10, 2016

Compartir

Sí, porque tiene tanto peligro como el frío en invierno o la lluvia copiosa de primavera. Sin ir más lejos, estos días ABC se hacía eco de un perro que la Guardia Civil ha rescatado «in extremis» del interior de un coche aparcado en Alicante a pleno sol. Poco le faltó al animal para no contarlo, a la vista de las imágenes. Sin comentarios.

El calor nos «cuece» a fuego lento, en ocasiones de forma consciente y otras muchas casi sin darnos cuenta. Precisamente, y por culpa del calor, los hay que terminan conduciendo de cualquier forma, sin una simple camiseta y hasta descalzos. Y eso, definitivamente, no puede ser.

Conducir sin camiseta es peligroso porque el roce del cinturón de seguridad sobre la piel resulta molesto, como el contacto con el tapizado de los asientos. Sobre todo si éste es de piel o polipiel, una poderosa fuente de calor mayor aún cuando nuestra piel está en contacto. Esos elementos y revestimientos no están pensados para viajar así, «a pelo»: podemos sufrir daños de importancia por rozaduras, mayores en caso de accidente.

car on the road with motion blur and sunlight in the mirrorPasa igual con el calzado. Conducir en chanclas o descalzos puede ser fatal en muchas circunstancias, sobre todo ante emergencias que impliquen pisar el freno con rapidez. Las primeras pueden engancharse y la falta de sujeción propiciar que se suelten, provocando un lío tremendo hasta para intentar ejercer la presión adecuada sobre el pedal. Ir descalzos es, directamente, una seria temeridad.

Aunque parezca mentira, los hay que alegan que así al volante (porque hay gente que conduce de esa guisa) van estupendamente. Se equivocan. Porque, pregunto: ¿usamos el mismo calzado o la misma indumentaria para jugar al tenis que para nadar? Normalmente, no, ¿verdad? Pues con los coches pasa otro tanto.

La ley no prohibe expresamente conducir con chanclas. Pero, ojo, el Capítulo II del Artículo 18 del Reglamento General de Circulación considera que «el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos».

De otro modo: la policía puede multarnos si considera que ir calzado de cierta forma o faltos de la ropa adecuada nos perjudica como conductores. Yo creo, sinceramente, que no hace falta llegar a provocar un conflicto por hacer las cosas mal. Al contrario: para viajar en condiciones hay otros muchos recursos. A saber: mantener una temperatura adecuada en el interior del vehículo, llevarlo limpio y a punto antes de echarnos a carretera, ir descansados e hidratados, parar al menor síntoma de cansancio e intentar llegar a toda costa y como sea…

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2016

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»