Castellana Norte: otra «pasada de frenada»

Publicado por el May 16, 2016

Compartir

La última del equipo que lidera en la capital de España Manuela Carmena ha sido dejar en papel mojado el proyecto urbanístico Castellana Norte impulsado por la constructora San José y BBVA. Una macro operación de más de 6.000 millones de euros que no sólo pretendía urbanizar y reordenar una zona desastrada y, al mismo tiempo, colapsada, sino dotarla de infraestructuras viarias acordes con los tiempos.

castellanaHay gente que lo que toca, lo rompe… por decirlo de forma elegante. Y es que una cosa es que la actual corporación estime retoques en el proyecto, por ejemplo incidiendo en el planteamiento de esas infraestructuras, y otra que disienta por entero del modelo y reduzca la edificabilidad. De entrada, a menos de la mitad. Y de nuevas vías de circulación, nada de nada: todo transporte público y bicicleta, ea.

Sobre el empleo que generaría (120.000 puestos de trabajo a lo largo de 20 años), ahora en el aire, ni entro. La venta de esos nuevos pisos y oficinas permitiría pagar y actualizar una red de carreteras en la zona creada hace más de 40 años que no da más de sí, sobre todo en hora punta. Pero, además, generaría plusvalías a favor del Ayuntamiento de Madrid. Dinero en caja vaya, para acometer otras iniciativas. Sobre todo de ese carácter social del que tanto alardean los actuales gestores. ¿De dónde saldrá ahora la pasta?

Una vez más, la cuestión es demonizar la iniciativa privada, y más aún si viene asociada al ladrillo. Decir no por sistema. Eso está muy bien, pero quizá no tanto cuando no hay «plan B» a la vista, porque no lo hay. ¿O es que van a costear las obras las depauperadas arcas municipales…? ¿A lo mejor la iniciativa privada «por amor al arte»? Jeje, ni en broma, porque así las cosas al promotor no le salen los números. Hasta las asociaciones de vecinos estaban de acuerdo con el planteamiento…

Con sinceridad: no veo a un grupo político como Ahora Madrid impulsando un macro proyecto como el soterramiento de la M-30 y la creación del espacio verde Madrid Río, que ha devuelto calidad de vida a una zona tan deprimida como era el entorno del río Manzanares. De hecho, sigue pendiente el cierre bajo tierra de esa circunvalación por falta de acuerdo sobre los terrenos del estadio Vicente Calderón y de la antigua cervecera Mahou. Otra vez la edificabilidad.

Y es que los actuales gestores ven en el automóvil una fuente inagotable de problemas con la que terminar, cuanto antes, mejor. No importan las derivadas. Tampoco las necesidades de movilidad de madrileños y de los miles que atraviesan la zona con procedencia y destino a otras capitales. El coche es la «bestia a batir», como sea.

m30En el colmo de la virtud hecha gestión, estos días han alargado la limitación a 70 km/h en una de las salidas de los túneles de la M-30 (junto a estas líneas, era de 90 km/h). Una responsabilidad del nuevo y bisoño gerente de Madrid Calle 30, Samuel Romero. ¿Objetivo original? Evaluar la contaminación acústica de la zona. ¿Resultado? La medida, extendida para determinar con precisión la sonoridad, ha derivado en un colapso circulatorio monumental, más allá del espacio sometido a análisis. El tiro por la culata.

Mientras, ni palabra de los estacionamientos disuasorios anunciados por la delegada de Medioambiente y Movilidad, Inés Sabanés, cuando los episodios de contaminación, «boina» incluida. Sí hombre, aquellos que dieron para hablar de aparcamientos para mujeres, ¿o se nos han olvidado ya semejantes dislates…?

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2016

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»