¿Sabemos conducir?

Publicado por el mar 21, 2016

Compartir

El factor humano parece estar detrás del horrendo accidente de autobús en Tarragona: simple y llanamente, el conductor podría haberse dormido. Sin tan terribles consecuencias, un alcance múltiple acaecido en la Autovía de la Plata, este mismo fin de semana, pone de manifiesto nuestras limitaciones como conductores: una repentina granizada termina en el choque en cadena de una quincena de vehículos con 16 heridos, cuatro de ellos graves.

¿Hasta qué punto estamos preparados para afrontar situaciones comprometidas al volante? Ya en la circulación cotidiana hay que «jugar» con los cinco sentidos, pero es en los momentos de riesgo extremo cuando nuestros reflejos, y sobre todo nuestra pericia como conductores, resultan claves. Quizá la distancia entre la vida y la muerte.

1-carneHace unos días publicábamos en ABC Motor un estudio de Goodyear que, aunque de ámbito europeo, también reflejaba los principales fallos que cometemos los españoles en el examen de conducir. En concreto, se refería a que el 43% de los aspirantes suspende el test práctico y que el 83% supera el teórico.

Prisas, presión por aprobar, precipitación… Para Daniel Hernández, de Doncar, uno de los problemas es que subestimamos la parte teórica, cuando en realidad es la que nos permitirá enfrentarnos mejor a la práctica. De todos modos, otro informe, esta vez de la DGT, mostraba que la mayoría de los aspirantes está conforme tanto con la formación recibida como con el nivel exigido en los exámenes. Y eso que hay mucho que matizar, como las palizas que se han llevado algunos examinadores al comunicar en directo el balance de la prueba, como ahora obliga la regulación.

Asalta la duda: ¿de verdad sabemos lo que nos traemos entre manos? ¿Sabemos conducir, más allá de traer o llevar el coche? Porque, al menos a mi, nadie me enseñó a adelantar, y desde luego no me examiné de esa complicada maniobra.

Es cierto que la conducción contempla miles de variables e imponderables y que todo, absolutamente todo, no es predecible ni puede entrenarse. Eso es una cosa, y otra que los contenidos para hacerse con el carné sean los adecuados y también que, sin darnos cuenta, nos acomodamos y amaneramos al volante. Quizá porque no pensamos que algo gordo nos puede pasar, justo a nosotros… hasta que pasa. La realidad es que terminamos yendo más rápido de la cuenta, con el coche, a menudo en mal estado, y sin recursos para afrontar situaciones inesperadas, como esa granizada de la que hablaba o un banco de niebla repentino.

No paro de recordar la importancia de los cursos de conducción, la mejor forma de reciclarnos como usuarios de automóviles para mantener nuestra aptitud y alerta a los mandos. El RACE y nada menos que Red-Bull acaban de estrenar una escuela de este tipo especialmente dirigida a conductores nóveles. Dinero bien invertido, siempre.

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2016

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»