Asfalto de Madrid: el suelo a jirones

Publicado por el nov 30, 2015

Compartir

Está bien dedicarse a montar Belenes de «cuatro metros cuadrados» en sede municipal, o a impulsar celebraciones ¿navideñas? que pasan por degustaciones de comida árabe y bailes griegos —qué tendrán qué ver unos y otros con nuestras tradiciones, me pregunto, lo mismo que llamar a la Navidad «solsticio de invierno», que ésa es otra—.

Es más, no deja de tener su punto gracioso asistir al enredo político de cambiar los nombres de calles, gran prioridad y demanda social, como mínimo a cambio de 60.000 euros. O proponer aparcamientos «para mujeres» para, horas después, desdecirse. Lo mismo que con las multas por aparcar o circular a más de 70 km/h los días de elevada contaminación. Pero, pregunto, ¿qué pasa con el asfalto de urbes como Madrid?

asfaltoNo es la única ciudad española que lo tiene hecho trizas, de acuerdo. Pero es que en la capital de España son millones los ciudadanos que a diario pisan y pasan en coche o autobús público sobre él. Con un horizonte que amenaza con hacer pagar por el estacionamiento regulado hasta en domingos y festivos —praxis a la que, no obstante, ya están abonados muchos otros consistorios patrios—, ¿dónde va la pasta?

En tiempos de crisis, el Ayuntamiento entonces gobernado por el PP paró las famosas «operaciones asfalto». Discutible, porque en materia de infraestructura la inversión que no se realiza hoy será un gravoso gasto mañana. Y eso sin tener en cuenta el riesgo que entraña para los usuarios, en particular para los tan de moda ciclistas y moteros. Ahora las cosas están algo mejor en lo económico, pero el suelo sigue patas arriba.

Grietas, socavones de profundidad incierta… Un detallado artículo que estos días recogía la sección de Madrid de ABC.es recordaba los baches, escalones y pliegues repartidos por todo Madrid que, con la llegada del frío, solo pueden empeorar. Y eso que el otoño no ha roto a llover.

El articulo también indicaba que hasta septiembre las quejas ciudadanas recibidas por el Ayuntamiento por el mal estado de las calles (aceras, calzadas, tapas de registro, etc.) habían aumentado un 6,4% comparadas con el mismo periodo del año anterior. Solo las referidas a desperfectos de la calzada lo habían hecho un 3% —en total, 7.592 reclamaciones de reparación—. Nada mal, si valoramos que los daños ocasionados por el mal estado de la calzada derivan en reparaciones de 200 a 1.000 euros, según el coche (¿será cosa de circular en tanque?)

De manera puntual, el consistorio madrileño retomó el pasado verano la Operación Asfalto por importe de 30 millones de euros sobre un millón de metros cuadrados viales, incluida la macro reforma del viaducto en la calle Bailen. Eso sí, han sido actuaciones programadas por el anterior equipo de Gobierno de Ana Botella que, en conjunto, no ha mejorado el lamentable estado del asfalto.

asfaltoEl desgaste de una ciudad como Madrid obliga a cuantiosísimas inversiones, que además han de ser permanentes. Los ciudadanos lo saben y, a la fuerza, lo asumen vía impuestos. Pero, ojo, relegar el estado de las infraestructuras a un nivel que raya el abandono solo acarreará males mayores y a corto plazo.

Quizá las actuales autoridades locales, en vez de mirar en otra dirección y polemizar con extravagancias como acostumbran, deberían dejarse de tanto folclore trabando ejes de desarrollo como el ensanche de Castellana o la remodelación del Edificio España, en pleno centro urbano —uno y otro polos de atracción económica—, y atacar de forma técnica y seria las cuestiones relevantes; aunque sea mucho pedir. Por el camino que siguen no arreglan el asfalto, y apremia.

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2015

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»