Un coche que se mueve con la mente, o cuando la realidad supera la ficción

Publicado por el Jul 20, 2015

Compartir

De todas las noticias que hemos publicado estos días en la sección de Motor de abc.es, de largo me quedo con ésta: los chinos inventan un sistema capaz de manejar un coche sólo con el poder de la mente.

Tal y como suena, porque no intervienen manos o pies. Lo han ideado la universidad china Nankai de Tianjin y el gigante de la automoción de aquel país Great Wall Motor, y está en fase de ensayos . Al parecer, emplea 16 sensores que captan los impulsos del cerebro del condcutor. Una vez analizados, los envían al sistema de procesamiento del coche, que los interpreta como órdenes de acelerar o frenar, o incluso de abrir o cerrar las puertas.

Total, que lo de la conducción autónoma casi se queda corto. ¿Qué viene después? ¿El coche volador? La cosa tiene su miga, porque sin llegar a tanto, y aunque su comercialización no es inmediata —está aún lejos de venderse, según sus creadores, que esperan que estas tecnologías sirvan para la conducción de personas con discapacidad—, viene a sumarse a otros retos de calado similar. En particular, al que viene ultimando el gigante Google, que lleva tiempo trabajando, como su rival chino Baidu, en un inédito vehículo urbanita con forma de huevo duro que conduce por sí mismo.

cocheDicen los creadores del coche de control mental, el todocamino junto a estas líneas, que «la tecnología está madura, aunque hay margen de mejora en la electrónica que lo hará más seguro, inteligente y fácil de manejar». ¡La bomba! ¿No les parece? Bastará pensar qué queremos que haga para que el coche actúe.

Hay una cosa clara: en el horizonte de las próximas dos décadas la movilidad experimentará un giro radical. De momento, Volvo se ha fijado que para 2020 ningún ocupante de uno de sus coches nuevos resulte muerto o herido de gravedad, en caso de sufrir un accidente serio.

Para cumplir semejante desafío, que ni de lejos es una fanfarronada, el fabricante sueco apuesta, entre otros, por la conducción autónoma. La ensaya desde hace tiempo y, asegura, sólo aportará beneficios. Y no sólo en cuanto a seguridad, también en la fluidez del tráfico —que, previsiblemente, sería más homogéneo— y en la contención de emisiones: menos atascos supondrá menos polución.

Coches que viajarán solos, otros quizá con impulsos mentales.. ¿Qué más se puede pedir? Pues no parece que mucho más, a tenor del ensayo con conductores ciegos que estos días tenía lugar en Madrid de la mano de ONCE, SEAT y RACE. De acuerdo, era en circuito, a poca velocidad y con monitores expertos como guías sentados junto a pilotos con discapacidades visuales severas. Pero ahora pensemos y combinemos el invento de los chinos: la ecuación sale sola.

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2015

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»