Vacaciones: otra vez cargados hasta arriba

Publicado por el Jul 5, 2015

Compartir

Un año más estamos de periplo vacacional. Hasta ahí todo bien. El lío, sin embargo, habrá empezado antes, cuando hayamos tenido que plantearnos qué llevarnos de equipaje, sobre todo si viajamos con la familia a cuestas. La cosa viene a cuento por un estudio de Volkswagen publicado estos días en la sección de Motor de ABC: el «cabreo» prevacacional comienza al hacer la maleta para decidir qué llevamos y qué no. Quién mete todo en las maletas y quién mete éstas en el coche, si es que caben.

Tiene su miga, porque según el estudio sólo prepararlas provoca lío en el 41% de los casos, nada desdeñable asumiendo que en el 84% de los casos se llevan cosas que nunca se utilizan (ropa de abrigo o para salir arreglado una noche) y que muchos bultos acaban en el habitáculo (47%), con el riesgo consiguiente.

Dicen que casi la mitad de las parejas colaboran para hacer el equipaje, aunque si median niños de por medio son ellas (71%) las que se harán cargo de que nada se olvide. Eso sí, a previsores no hay quien nos gane: el 91% tiene todo listo con un día de antelación.

carga-cocheLuego serán ellos (60%) los que organicen el maletero, habitualmente situando lo más voluminoso primero y al fondo. Y como siempre pensamos que esto o aquello también nos hará falta, uno de cada tres acaba modificando la posición de los asientos para que nada se quede en tierra.

En fin, de locura, ¿verdad? Quizá sea falta de método, por mucho que el 80% asegure seguir una pauta para llevar a cabo estos menesteres. Sea como fuere, es importante recordar algún que otro consejo.

Por ejemplo, hacer una lista de equipaje lo más objetiva posible (vaya, por aquello de no olvidarnos las zapatillas de estar en casa, sin ir más lejos), teniendo meridianamente claro el peso que no podemos superar en el coche. Además, y por obvio que resulte, el maletero es la zona más segura para llevar el equipaje, no el interior del coche, colocando lo más pesado, sí, sobre su plataforma interior, al fondo, lo más cerca posible del eje, y sujetando todo, hasta con mallas.

A su vez, bolsos de mano, tablets o móviles irán en el suelo, porque en los asientos el riesgo de soltarse ante cualquier incidente es muy alto, con los consiguientes daños que provocarían al pasaje. Pasa lo mismo con los juguetes: la diversión puede suponer un peligro si los muñecos se desplazasen.

Como norma, las mascotas en la parte trasera, separadas de los asientos delanteros con redes o mallas y sujetas con cinturones de seguridad especiales (arnés) o trasportines.

Las bicis mejor en la parte posterior del vehículo, sin que sobresalgan más de un 15% de la longitud total del coche (nunca de su anchura), y fijando sobre ellas la placa V-20 homologada.

Para todo lo que no quepa, lo mejor es un cofre de techo, teniendo claro que es más peso y que la dinámica (al frenar, en el consumo medio…) empeora. Ojo al aparcar, no vayamos a dar en el techo.

Y siempre presente: neumáticos, amortiguadores y frenos son clave para cargar el coche con tanto peso. De la ahí la importancia de comprobar el estado y presión de los neumáticos (subiendo de 0,2 a 0,3 bares conforme dicte el fabricante), que los amortiguadores estén como deben y que, para no «abrasar» los frenos en bajadas prolongadas, como puertos de montaña y acusados y prolongados desniveles (en los que perderían eficacia con rapidez), estén en buen estado y usemos, más que nunca, el para muchos olvidado freno motor.

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2015

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»