Cuando la emergencia es la que sufre el accidente

Publicado por el jun 29, 2015

Compartir

La DGT recordaba estos días que durante los últimos dos años un total de 20 operarios de auxilio en carretera han perdido la vida mientras asistían a vehículos accidentados o averiados. Infortunios a un lado, está claro que no siempre se toman las medidas de seguridad adecuadas, y que un accidente puede ser causa de otro accidente. Los sufren hasta los agentes de la autoridad en pleno rescate, que ésa es otra.

Ya lo comentaba hace algún tiempo al hilo del riesgo que, sin ir más lejos, supone pinchar una rueda, algo mucho más serio para la mayoría de lo que parece. El caso es que, para intentar paliar semejante desastre, Tráfico ha presentado el llamado «Protocolo de Auxilio en Carretera». En otras palabras: una guía con pasos claros, destinada a los técnicos y operarios dedicados a auxiliar, para seguir a rajatabla y evitar así poderse ver inmersos en nuevos siniestros que puedan costarles el pellejo.

auxilioUna de las claves pasa por actuar con rapidez en la calzada neutralizando riesgos y asegurando la correcta fluidez del tráfico.

El protocolo también incluye recomendaciones para el resto de usuarios (Seguí insiste en que el lugar más seguro en caso de incidencia es permanecer sentados en el interior del coche, con los cinturones abrochados) y para las fuerzas de vigilancia y disciplina del tráfico (que, añade con razón la máxima responsable de la DGT, siempre deben situarse tras el vehículo accidentado o averiado). El caso es que recoge de forma pormenorizada el procedimiento a seguir desde la llamada de auxilio hasta que el vehículo es retirado. Ya iba siendo hora de que alguien reparase en la cuestión y metiese mano al asunto.

De hecho, el protocolo describe diversos supuestos según el tipo de vehículo implicado (si es ligero, si por el contrario se trata de asistir a camiones, autobuses o a vehículos que transportan mercancías peligrosas….), la vía y su ubicación (carretera de dos o tres carriles, con o sin arcén, en obras, carril de vehículos lentos, túneles, puentes y viaductos, Bus-VAO, curvas de baja visibilidad y cambios de rasante, autopistas…)

La cosa tiene su miga, pues en la actualidad son más de 11.000 vehículos los dedicados a operaciones de auxilio. Que el colectivo, por muy fajado que se sienta en su labor cotidiana, adopte estas medidas es el siguiente reto. Seguro que habrá quien las vea como obviedades, de esas que se olvidan o se dejan de mano por evidentes. Aunque quizá no lo sean tanto si consideramos que de su riguroso cumplimiento puede depender la vida.

Por otra parte, recuerda la DGT que la implementación y desarrollo de este Protocolo correrá en paralelo a la del sistema ecall, ideado para reducir los tiempos de respuesta en la prestación de rescates, que con medidas como las ahora implementadas deberían ser más seguros para técnicos y usuarios.

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2015

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»