Escalofriante: un 40% de los muertos en accidente dieron positivo

Publicado por el May 11, 2015

Compartir

La noticia, de la que hoy nos hacemos en eco en la sección de Motor de www.abc.es, es de las que sobrevienen de cuando en cuando, aunque rápidamente desaparezcan de escena. Esta vez lo ha hecho al hilo de un informe del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF): nada menos que 4 de cada 6 fallecidos en carretera durante 2014 dieron positivo en el posterior análisis toxicológico. Me refiero a positivo en alcohol, droga o psicofármacos.

Es cierto que, al menos de momento, se trata de un dato a la baja, y también que habrá quien lo vea por el lado contrario, por los seis fallecidos ajenos a la ingestión de cualquiera de esas sustancias. Pero ojo, un solo muerto por cuestiones así es para hacérselo ver bien mirado. ¿Para cuándo el sentido común? Es más, en el caso de peatones fallecidos por esta misma causa el dato mejora sobre los registros de 2013, pero empeora sobre los originales de 2010.

accidenteY luego hay otra, porque la directora de la DGT, María Seguí, alerta sobre la mayoría de positivos en carretera, que corresponden con policonsumos, muchos de la temible mezcla de cannabis y cocaína.

Cuando nos sentamos a la mesa de una cena en familia o con amigos, no es fácil adoptar un «no» desde la primera copa de vino. Guste más o guste menos, el alcohol es parte de un ritual social. De un hábito o de una costumbre tan asimilada que suena a chino rehusar una cerveza a la hora del aperitivo, ese vino del que hablaba o un cubata en los postres. Asumimos que podemos con todo y que ya se ocupará la digestión de hacerse con los mandos para ayudarnos a salir airosos del trance.

Controlamos, o a mejor decir, pensamos que lo hacemos. Y, sin embargo, apenas percibimos que la pérdida de facultades cuando el alcohol se sube a la cabeza nos deja, en mayor o menor medida, K.O. Pero asimilamos que no pasa más, que el trayecto de vuelta a casa es corto y la ruta conocida. Claro, omitiendo que nuestra percepción y reflejos fallan (a veces de forma estrepitosa), y que por «bien» que circulemos, o que creamos hacerlo, son tantos los matices en juego, y tantos los imponderables inherentes a la conducción, que el riesgo, simple y llanamente, se dispara.

Voy a omitir desde estas líneas cualquier alusión a la responsabilidad de quien consume droga (una opción personal a priori muy libre) y luego, alegremente, conduce un automóvil: se cae de su propio peso y habla de la catadura de quien lo hace. Y no son pocos.

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2015

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»