Autovías, ¿pagar dos veces?

Publicado por el mar 15, 2015

Compartir

La patronal de las grandes constructoras, Seopan, vuelve a plantear el cobro de peajes por el uso de las autovías. Indican que el dinero recaudado se destinaría parcialmente a la inversión de mejora a las carreteras, así como a ayudas al transporte de mercancías y viajeros.

OLYMPUS DIGITAL CAMERADe atender el Ejecutivo semejante petición, a la que de entrada se ha mostrado reacio, las carreteras dejarían de ser gratuitas. Seopam estima que cobrando por el uso de estas vías rápidas hoy abiertas se recaudarían 6.828 millones de euros al año. Y que la medida permitiría internalizar los costes del transporte, gestionar de mejor modo la demanda de tráfico, racionalizar el uso de la red de las infraestructuras y liberar recursos públicos para destinarlos a otras prioridades sociales.

El precio propuesto por Seopan oscilaría entre 0,03 y 0,14 euros por kilómetro recorrido, lo que equivaldría a 3 euros por hacer 100 kilómetros en la primera opción (unos 3,5 euros para llegar de Madrid a Valencia) y a 14 euros valorando la segunda (casi 50 en ese mismo trayecto).

No hace falta ser un lince para advertir que conductores, pero también transportistasviajeros de autobús pagarían la medida, pues estas últimas empresas repercutirían de inmediato el coste adicional en sus tarifas. En suma, de una u otra forma apoquinaríamos todos, otra vez.

España disfruta de la red de autovías más extensa de Europa, con 16.455 kilómetros. «Aflojar» por usar las autovías no es algo nuevo, como apuntan desde países de nuestro entorno al estilo de Alemania, Francia o Portugal. Pero hay otras lecturas. Por ejemplo, autopistas inutilizadas al estar hechas en paralelo a carreteras nacionales o comarcales, como las AP-36 y CV-10/AP-7, que desde su entrada en servicio han competido entre sí. Vaya, la segunda parte de la «clarividencia» que llevó a hacer aeropuertos por doquier en un país del tamaño de un cañamón. Por algo están inoperativos, vacíos de aviones…

La propuesta planteada por Seopam busca implícitamente resolver el quebranto de unas infraestructuras pavorasamente deficitarias. No nos engañemos, es así. Uno piensa, sin embargo, que como contribuyentes hemos sufragado con nuestros impuestos unas obras, las autovías, por las que ahora quieren hacernos pagar por usar. Y también que el desaguisado provocado por la deficiente planificación de las administraciones y grandes constructoras no puede, no, resolverlo el españolito de a pie por enésima vez.

Quien monta un negocio por su cuenta y riesgo y no triunfa, simplemente fracasa y se va por donde ha venido, perdiendo dinero claro. El «enganche» aquí es alegar, como hace Seopam, que una medida de esta índole compensaría parcialmente una inversión público privada en carreteras de 65.835 millones de euros en la legislatura 2016/2019, con la creación de 1.023.000 empleos y un retorno fiscal de 30.716 millones de euros. Algo parecido al Plan PIVE de incentivos de ayuda a la compra de vehículos nuevos, pero con una salvedad: en éste no se paga, sino que se percibe un dinero por achatarrar un vehículo de más de diez años, por mucho que el año siguiente haya que deducirlo en la Declaración de la Renta.

Mientras tanto, pienso yo desde mi ignorancia, ¿qué tal abaratar, para incentivar el uso de las autopistas de peaje? Sería más seguro para todos y, poco a poco, ayudaríamos a reducir el enorme e insostenible agujero que soportan sus propietarios.

 

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2015

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»