Coche eléctrico: viable pero «en pañales»

Publicado por el Dec 14, 2014

Compartir

El empuje de las marcas de automóviles en el campo de los eléctricos es más que apreciable: no hay una que, de una u otra forma, escape a él, ni siquiera las más exclusivas.

Ya sea mediante pila de combustible (Toyota desvelaba hace unos días un modelo así, listo para vender en dos años), eléctricos de autonomía extendida o eléctricos puros y duros, estos coches serán legión dentro de poco.

Ahora bien, el camino por hacer en este terreno es aún tremendo. Porque, digo yo ¿dónde va a recargar la gente un coche así? ¿Cuántos aparcan en la calle? Para ser sinceros, la mayoría. Entonces, ¿dónde cargar? Y eso que hay ideas. Por ejemplo la última de BMW: usar las farolas de la vía pública, las más modernas con tecnología LED, como puntos de recarga.

1-electrico-okAl parecer, el cableado es compatible con un pequeño transformador que se adosaría al poste de la propia farola. Después bastaría aparcar el coche a su lado, enchufarlo y activar el proceso vía app en el móvil, para que a su vez la compañía eléctrica procediese al cargo correspondiente (unos 3 euros por llenar del todo la batería). Según fuentes de la firma germana, la inversión es mínima y los resultados, excelentes, como está probando en los alrededores de su sede, en Munich.

Hay un tema claro: por muchos puntos de recarga que se instalen en espacios públicos como aparcamientos, hasta ahora a cargo de marcas automovilísticas y autoridades, en España la inmensa mayoría aparca en la calle porque no le queda otra, y ahí faltan enchufes por todas partes. De todos modos, a medio plazo veremos sistemas de carga alternativos, como la inducción, en la que ya trabajan compañías como la propia BMW, Mercedes-Benz o Toyota. También habrá baterías más capaces que las actuales (como una que ultima Bosch), y sistemas tipo drop&go, que vendrán a ser como llegar a una gasolinera a «tirar» la bombona de butano (aquí la batería) y llevarse otra llena.

En todo caso, a día de hoy las cuentas no pueden estar más claras: amortizar el precio de un vehículo 100% eléctrico implica recorrer 220.000 kilómetros antes de que salga más barato de usar que uno de gasolina equivalente. Lo contábamos el otro día en la sección de Motor de abc.es en relación a un estudio elaborado por el comparador online de seguros Acierto.com.

Dicho de otra forma: es necesario rodar más de 20.000 km al año si queremos que uno de estos coches, financieramente hablando, salga más a cuenta. Al menos su fiabilidad parece contrastada, incluida la de las baterías. Otro apunte: un seguro a todo riesgo cuesta un 26% más que en un coche de gasolina equiparable. Lo dicho, mucho por hacer. ¿Quién se atreve a romper el hielo?

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2014

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»