Motos y furgonetas, «reinas» de la siniestralidad: sobran prisas y falta pericia

Publicado por el oct 13, 2014

Compartir

Me atrevería a decir que no hace falta un estudio para concluir que tanto las furgonetas, muchas de reparto, y las motocicletas de todo tipo son las grandes protagonistas de la accidentalidad en ciudad y carretera. Simple observación, ¿verdad?

Sin embargo, el último informe del Centro de Estudios Ponle Freno-AXA de Seguridad Vial viene a ratificarlo: concluye que las furgonetas fueron responsables del 65% de los siniestros viales en los que se vieron inmersas entre enero y agosto, y las motos culpables de accidentes en un 27% de casos. Y añade que los vehículos industriales y camiones han sido los responsables de 8 de cada 10 accidentes en los que se han visto afectados, mientras que los autobuses lo fueron en un 63 por ciento de los siniestros.

De igual modo, recuerda que aunque el 70% del parque automovilístico español está compuesto por turismos, el transporte de mercancías tiene un peso «importante». También en cuanto a seguridad vial, porque supone el segundo tipo de vehículo más numeroso en carretera (15% del parque) y protagoniza el 14% de los accidentes con víctimas.

1-motoEn realidad, hay mucho paralelismo con los furgones: pueblan las calles a menudo gobernados por conductores faltos de pericia y con mucha prisa. Asegurar un vehículo así es caro por mera estadística: son de los que más accidentes sufren y provocan.

Muchos conductores de furgoneta viajan «con la lengua fuera» atendiendo jornadas laborales maratonianas y agendas imposibles; los hay que solo cobran por trabajo realizado. Además, aparcan como pueden, y algunos como les da la gana, y es frecuente que lleven vehículos de flota decorados a base de golpes y magulladuras, más allá de los que provocan a terceros, de los que los culpables suelen desentenderse. En esto la prevención de riesgos laborales brilla por su ausencia.

Y en cuanto a las motos, pues en realidad más de lo mismo: falta pericia y sobra arrogancia. Entre los que saben, pero saben poco (trazar, frenar bien…), y los que van «sobrados» la realidad termina siendo acabar mordiendo el asfalto, en el mejor de los casos. Dicen que solo hay dos clases de moteros: los que se han caído y los que se van a caer. Y es cierto, porque la moto es peligrosa, pero sobre todo la hacemos peligrosa yendo de cualquier modo, adelantando y circulando por espacios inverosímiles y, por lo que toca al resto de conductores, estableciendo una suerte de «guerra tácita», con piques y desaires, que nunca, de ninguna forma, termina bien.

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2014

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»