La DGT baja el margen de sus radares: se estrecha el cerco

Publicado por el sep 13, 2014

Compartir

Esta semana diversos medios de información, sobre todo en Internet, se han hecho eco de una de esas noticias que llaman, y mucho, la atención: el teórico margen con el que actúan los radares de velocidad de la Dirección General de Tráfico ha sido reducido de golpe y porrazo en 2 km/h.

Esa «medida de gracia», el margen digo, no es una regla explícita, pero al parecer existe porque los cinemómetros no pueden (o no deben) aplicar los límites con el rigor que fijan las señales estáticas: a fin de cuentas, son máquinas, en su mayoría bien mantenidas, pero expuestas a inclemencias meteorológicas y, en consecuencia, a posibles fallos de funcionamiento.

1-radaresDe ahí una tolerancia que se estimaba en aproximadamente 10 km/h, aunque se habla que el margen llegó en su día a los 15 km/h e incluso a los 20 km/h.

No obstante, llevar al extremo la aplicación de la ley la haría inviable en sí misma, ya que los propios radares llevan incorporado un margen de tolerancia en cuanto a precisión, para evitar así que las sanciones queden en papel mojado precisamente argumentando una precisión discutible.

Pues bien, la reducción ahora practicada, que por descontado afectaría a toda clase de radares, fijos y móviles, como el Pegasus montado en el helicóptero que acompaña estas líneas, sería como digo de 2 km/h. Así que, desde ahora, se estaría sancionando en cuanto se supere el límite en 8 km/h, como por ejemplo recuerda La Voz de Galicia.

Cuentan los mentideros que las únicas vías que se librarían de la nueva «gracieta» serían las autopistas y, quizá, también las autovías, limitadas a 120 km/h. Es decir, circulando por éstas seguiríamos a salvo de sanción hasta 129 km/h, pero con «foto finish» desde 130 km/h o más. Para los conductores la cuesta de enero empieza este año en septiembre…

¿Por qué? Claro, para recaudar más, no hay otra, aunque las autoridades, a buen seguro, argumenten que las maquinitas son ahora más precisas por la evolución de la tecnología. ¿Tanto cambia la cosa por 2 km/h? En conjunto, las cifras de siniestralidad parecen ir mejor que nunca, salvo por algún leve y desgraciado repunte momentáneo. Y sí, en ello ha tenido mucho que ver el descenso de los límites de velocidad, y los controles de alcoholemia, de drogras… Claro, aunque no me canso de pensar en Alemania, donde la mayoría de autopistas carecen de límites, la velocidad es libre y la accidentalidad, en proporción, equiparable (si no menor) a la nuestra.

¿Qué tal si pusiéramos más énfasis en la educación al volante? ¿Y en la mejora de la pericia de los millones de conductores que pueblan calles y carreteras? Igual así evitaríamos muchos choques frontolaterales por trazar mal una simple curva (invasión de carril) o por salidas de vía, ¿no? Siempre con el palo a vueltas, siempre. A todo esto, me suena que «alguien» dijo que se iba a elevar el límite a 130 km/h en algunos tramos

 

 

 

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2014

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»