Un país con sol y sin descapotables

Publicado por el ago 24, 2014

Compartir

Un dato curioso: en España, con las horas de sol y luz que tenemos, los vehículos descapotables son casi anecdóticos. Se habían fijado, ¿verdad? La cosa, si cabe más llamativa en época estival, no deja de ser sorprendente, pero tiene su explicación.

En primer lugar, somos una nación de cultura automovilística tardía… y más bien escasa. Es evidente que los automóviles descapotables, cabrio o como se quieran llamar son un capricho, no una necesidad. No abundan en ningún mercado, y sin embargo son populares en algunos tan opel-cabriocontradictorios, por el frío y la abundancia de lluvias, como el inglés o el alemán.

Claro, allí tienen el dinero para adquirir este tipo de vehículos en mayor número, apuran al máximo cada rayo de sol (los techos solares y panorámicos son legión) y tienen superado el concepto de automóvil como mera herramienta de transporte. De acuerdo, la mayoría lo concibe como tal, pero también son muchos los que disfrutan del coche en sí. De ahí que proliferen los clubes automovilísticos, las escuderías de Fórmula 1, las concentraciones y festivales de automoción, el tuning de lo más variopinto, y desde luego los descapotables.

Luego hay otros aspectos subjetivos, pero que están ahí. En nuestro país, y en nuestra cultura, un descapotable no despierta admiración, sino envidia. Para qué negar la mayor: entre unas y otras cosas, hacer un mero recado pasa por abrir el coche, si se desea disfrutar del cielo por techo, y según se aparca, volver a capotarlo. Y así una y otra vez (no hay cuerpo que lo aguante ni paciencia que lo resista), cuando por ejemplo en Estados Unidos es habitual ver coches descapotados y estacionados sin que nadie los toque, ni por supuesto dañe.

Una pena, porque aquí el tiempo acompaña, no ya cuando el sol aprieta a conciencia a las doce de la mañana o a las cuatro de la tarde, sino en las envidiables mañanas y en los cálidos atardeceres que se prolongan durante meses, que tanto aprecian los turistas que vienen a visitarnos y que tan deliciosa hacen la conducción a cielo abierto.

 

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2014

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»