Muchos conductores, incapaces de volver a aprobar el examen de conducir

Publicado por el Jul 13, 2014

Compartir

Impresionante: solo un 3,4% de los conductores españoles aprobaría en estos momentos el carné de conducir si volviera a repetir la prueba teórica, según el estudio «Los conductores a examen» elaborado por la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) en colaboración con la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid.

Inevitablemente, algo falla: o no damos «pata con bolo» y no nos enteramos de lo que hacemos, o definitivamente, y es mi punto de vista, el examen está concebido para superar la oposición en sí, no para aprender o asimilar los contenidos que contempla, como en realidad debería ser.

Hace 24 años pasé por aquel «trance», y aún hoy recuerdo con nitidez lo incompresible de algunas preguntas, sobre todo de cómo estaban formuladas. Como ejemplo práctico, decía una: «La placa de este camión refleja:

A. Que mide 12 metros

B. Que mide al menos 12 metros

C. Que mide más de 12 metros

examenEn mi absoluta ingenuidad, deduje que la respuesta B contenía la C (12 y más), por aquello de que las medidas, por muy homologadas que estén, a menudo no son una realidad absoluta ni irrebatible, y que, al menos en aquel caso, 12 metros también podían ser 12,01 metros o bien 11,99, ¿no…?

Pues no, eran «Más de 12 metros». Por supuesto, suspendí. Era la primera tentativa que hacía al teórico, al que, por cierto, me presenté por libre, y después, en casa, reflexionando y recordando dónde podría haber metido la pata, busqué en el manual y  encontré ¡Oh, fatalidad! que la respuesta era la opción C.

¿De verdad era algo tan trascendente? Sigo sin verlo, porque lo que sí estaba claro es que no se trataba de la primera contestación. Sin embargo, aquello me hizo pensar en la ridiculez de una prueba mal planteada, hecha solo para aprobarla (o al menos, intentarlo) y, en segunda instancia, aprender algo.

En países como Estados Unidos, donde la circulación, por cierto, es mucho más cívica, el teórico es una simple formalidad que prácticamente se rellena sobre la marcha en la ventanilla de una oficina administrativa. Hay estados donde un menor de 16 años puede conducir en horario diurno si lo hace en compañía de un adulto con carné. ¿Son más listos? No. Lo que pasa es que a este lado del «charco» vivimos sometidos a una formalidad y a una burocracia que nos condena a cada paso, que encarece casi todo lo que hacemos y que, a la hora de la verdad, no resuelve los problemas de la gente. Eso sí, en cuestiones como el examen de conducir, práctico o teórico, da de comer a muchos, pero de forma equivocada.

¿No sería preferible abaratar trámites como éste y repetirlos al cabo del tiempo para reciclar al colectivo de conductores y mantenerlo vigilante? Muchos se me echarán encima por ideas así, pero a un precio razonable con la vocación de saber si tenemos claro qué sabemos y qué no cuando nos sentamos al volante, las cosas podrían ir bastante mejor. Es más que posible que entonces las estadísticas sí reflejasen que «el personal» sabe lo que se hace y entiende perfectamente una normativa de la que, por encima de habilidades, depende nuestra vida como usuarios o conductores. Ésa y no otra es la clave. Bien pensado, no parece tan difícil.

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2014

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»