¿De verdad la crisis nos ha cambiado como conductores?

Publicado por el jun 9, 2014

Compartir

Eso parece, sí: un informe de Next Seguros afirmaba hace unos días que nuestros hábitos al volante han cambiado de forma sustancial, a tenor, sobre todo, de la coyuntura económica. Según parece, nos hemos vuelto más racionales. Y lo hemos hecho reduciendo la velocidad media y los kilómetros recorridos por carretera, cambiando de compañía de seguros… Y hasta renunciando a nuestra propia seguridad.

De la necesidad, virtud, me viene a la cabeza como primera reflexión. Según el citado informe, parece que 7 de cada 10 españoles, un 75,2% de mujeres frente a un 70,3% de hombres, evitan utilizar autopistas de peaje. No es de extrañar, en consecuencia, que con muchas de esas vías al borde del colapso económico, el Gobierno intente aliviar la situación reduciendo el precio de uso en horarios y días de menor concurrencia.

1-conducir

En torno al 45% ha reducido el uso del coche, especialmente en Valencia y Andalucía, donde el porcentaje supera levemente el 50% (50,2% en ambos casos). Y, claro está, también hacemos menos revisiones al vehículo (19,3% de descenso).

Otra de las prácticas habituales es decantarnos masivamente por las estaciones de servicio más competitivas, en particular por las que ofrecen combustible low cost. En este caso los hombres representan un 42,2%, y las mujeres un 38%. Además, hacemos una media de 3.342 kilómetros menos por carretera cada año.

El bolsillo aprieta, y mucho. Pero hay otros factores que, a la fuerza, obligan a modular nuestra actitud a los mandos. Superada la impresión inicial, hemos «metabolizado» que el pago de multas y la pérdida de puntos y carnés no es algo testimonial, sino que, de una u otra forma, «toca» a la mayoría. Y eso angustia aún más e invita a ahuecar el pie del acelerador. De paso, la ley prohíbe los detectores de radar (de los que interfieren su funcionamiento, mejor ni hablar), y permite solo los avisadores, mientras la DGT acaba de poner en vuelo otro de esos cinemómetros capaces de medir velocidades y sancionar excesos a cientos de metros.

Sí, hemos cambiado, y de qué manera. Es cierto que, de cuando en cuando, uno se cruza con «elementos» a los que parece que todo esto les resbala y que sacan «la patita del tiesto bien sacada», a juzgar por el ritmo frenético que imponen, y casi aún peor, por las maneras que se gastan. Son los menos, pero ojo, no es menos cierto que somos «genio y figura».

Otro tema interesante es la relación entre conductores y ciclistas, la mala relación, habría que matizar. En esto, sin duda, queda mucho por «modular» y mucho por aprender, y además por motivos obvios: según la DGT, los ciclistas siguen siendo uno de los segmentos en los que la mortalidad en carretera no solo no disminuye, sino que aumenta de forma drástica, nada menos que un 47% en 2012, último año contabilizado. Da qué pensar que el 32% de los conductores les considere los principales infractores viales. Unos por otros, todos peleados, para tomar nota. Cuando pase esta crisis, que estoy convencido de que así será, ¿seremos mejores conductores?

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2014

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»