Dos millones son demasiados sin ITV

Publicado por el may 5, 2014

Compartir

Vale que la crisis viene pegando largo y duro, y que esto se hace si cabe más patente a la hora de mantener un coche en condiciones. Un cambio de neumáticos y no digamos una avería más «gorda» de motor o transmisión, no es pecata minuta. Sin embargo, evitar muchas averías está en nuestra mano, y si no lo hacemos, a menudo, es por dejadez. No hay excusas.

El caso es que, entre unos y otros, hay más de dos millones de automóviles circulando por España sin la preceptiva ITV pasada. El dato, simplemente, alarma. Y lo hace porque, en ese lote, hay y cabe de todo: desde coches con problemas de orden menor a otros que pueden causar auténticas catástrofes en la vía, y no solo para sus ocupantes.

El año pasado, las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos agrupadas en la patronal AECA-ITV controlaron un total de 17.982.862 coches. Uno de cada cinco no superó el chequeo. Dicho de otro modo: 3,2 millones de vehículos presentaron hasta 6 millones de defectos graves.

Para la patronal (con criterio, en mi humilde opinión) el precio de la revisión no es la cuestión, aunque a nadie le guste «rascarse» los 30 ó 40 euros que cuesta. No.Es que muchos saben que les «tirarán» el coche, seguramente por un problema serio que obligará a una reparación más cara de lo que puede costar el propio vehículo en el mercado de ocasión o quizá a darlo directamente de baja.

revision-itv1Y aquí viene la duda: ¿de verdad todas esas personas necesitan circular de manera obligatoria con un bien del que, a buen seguro, conocen su potencial peligrosidad, haciendo «oídos sordos» a fallos a menudo ostensibles? Que el parque envejece, sobre todo ahora que las cosas van mal, es incontestable. También lo es que muchos requieren del coche para trabajar o ir a trabajar. Pero no puedo concebir que 2 millones de vehículos estén sujetos a esas condiciones. A todas luces, es una barbaridad.

En España estamos acostumbrados a «hacer la vista gorda» con demasiadas cosas. A muchos les vendrá a la cabeza la sempiterna corrupción y esa sensación de impunidad que dejan los robos de «guante blanco». Pero todos los que conducen un vehículo en mal estado son responsables, en la parte que les toca, de quebrantar la seguridad y el orden sociales, tal cual suena. Y eso que Tráfico cuenta con el sistema ITICI para conocer en tiempo real qué coche lleva al día la inspección y cuál no. Está claro que o no funciona con eficacia o lo hace mal.

¿Qué pasa si un coche defectuoso, cuyo propietario no se ha molestado ni en pasar la ITV ni en subsanar los fallos que ésta pudiese haber detectado a tiempo, provoca un accidente, aunque sea leve, y no digamos si es serio? ¿Echaremos la culpa a la crisis y a la falta de trabajo (aunque siga dando para echar gasolina) como si tal cosa? ¿En dos millones de casos…?

Es para echarse a temblar y no parar, porque tampoco es que la exigencia de las ITV sea como de oposiciones a notaría. El año pasado 3.232.046 automóviles fueron rechazados en primera inspección de ITV: 2,8% más que en 2012, con aumentos generalizados de fallos o defectos graves y leves, un 3,3% más en el primer caso. La verdad, una grave negligencia social. La misma negligencia del que arroja la colilla encendida por la ventanilla en pleno secarral veraniego o del que conduce de mala manera. Dime cómo llevas el coche y te diré quién eres…

 

 

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2014

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»