Pues resulta que no lo hacemos tan mal…

Publicado por el Mar 31, 2014

Compartir

Aunque la percepción, a menudo fundamentada, que nosotros, los españoles, tenemos de las habilidades de nuestros compatriotas al volante, a la postre resulta que no salimos tan mal parados cuando los estudios nos miden, por ejemplo, con nuestros «colegas» europeos.

Y lo digo en relación a una información que hace unos días publiqué en la sección de Motor de www.abc.es. Se trataba de un estudio elaborado por Fundación VINCI Autoroutes que a su vez recogía resultados de una encuesta del Instituto Ipsos sobre los hábitos de los conductores europeos, entre ellos los españoles. Como curiosidad, resulta que entre nuestros vicios frecuentes sobresale pitar más de la cuenta. De eso hay pocas dudas cuando el tráfico se apelotona, sobre todo en una cultura tan sumamente ruidosa como la nuestra.

El informe recoge que, de los europeos, somos los más optimistas (78%) cuando nos preguntan sobre el potencial para reducir las víctimas en accidentes de tráfico. En parte, quizá, porque poco a poco cala la sensación de que los muertos y heridos en carretera están disminuyendo a partir de la mayor vigilancia (radares y compañía…) y, por qué no decirlo, de una crisis que sigue tocando a fondo y que, en no pocos casos, ha dejado muchos coches aparcados.

De cualquier forma, para mermar el número de víctimas los europeos somos conscientes de que hay mucho por hacer. Así, El 60% de los encuestados (64% de los españoles) considera que conducir bajo los efectos de alcohol o estupefacientes es la principal causa de accidente mortal en carretera, seguido de la falta de atención (51% de los europeos y 50% de los españoles) y del exceso de velocidad (46% de los europeos y españoles). A tener en cuenta porque es más grave de lo que parece: el 40% de los entrevistados (31% de los españoles) tiene claro que la somnolencia es otro de los principales factores de siniestralidad. Y el estresante ritmo de vida que muchos llevamos no facilita las cosas, ¿verdad?

1-conducirAquí viene lo bueno: es sorprendente el excelente concepto que tiene de sí la gente como conductora. A saber: con independencia de nacionalidades, el personal se pone un 7,8/10 en su pericia a los mandos. No está mal. A eso le llamo yo humildad, sobre todo teniendo en cuenta que más de uno (y más de dos) ha sufrido siniestros de consideración en algún momento de su trayectoria.

Pues nada, como si tal cosa: casi todos (97%) emplean por lo menos un adjetivo positivo para describir su conducción: «atenta» (75% de los europeos y 67% de los españoles) o «tranquila» (52% de los europeos y 62% de los españoles). Atención: nadie se tacha de irresponsable o peligroso al volante. Me rondan ideas como que «yo controlo» o «fulanito va muy rápido, muy fuerte, pero conduce muy bien».

Hace años, el famoso y laureado ex piloto de Fórmula 1 Jakie Stewart decía que un buen conductor es aquel que, ni por exceso ni por defecto, llama la atención de sus pasajeros por su conducta y aptitud a los mandos. No le faltaba ni pizca de razón, porque visto lo visto, lo bien que la gente se auto retrata, no cabe otra que preguntarse: ¿de dónde surgirán entonces los accidentes?

Y el hecho es: ¿se han fijado cómo actúan muchos en las clásicas caravanas de autovía, adelantando por la derecha para avanzar unos metros y luego «colándose» al carril izquierdo con el consiguiente «tapón» que generan tras de sí? ¿Y cómo se traza en países como el nuestro, cruzando por mitad de la curva? Por no hablar de los que se «suben a la chepa» del coche que les precede, ignoro con qué intenciones, o del lío que se monta en cruces y rotondas cada dos por tres. Supongo que no irá con ellos, total…

Justo aquí llega, en el estudio, la valoración que hacemos de los demás. Pues bien, resulta que los españoles, como los europeos, nos mostramos severos (el 76% atribuye como mínimo un adjetivo negativo), y solo el 22% (frente al 11% de los europeos) considera al resto conductores «tranquilos».

Nuestros vecinos fronteras arriba o a un lado opinan de manera unánime que el conductor ejemplar es sueco (47%) y el menos responsable italiano (50%, en esto no hay duda porque adelantan con normalidad hasta con línea continua y hay quien empuja sin miramientos al coche precedente para que se aparte), seguido del español (16%). Y estamos de acuerdo, pues nos situamos en el segundo puesto del ranking de irresponsabilidad al volante (30% de los encuestados), por detrás de los italianos (50%). Lástima, pues la imagen no refleja fielmente la realidad: de promedio, los españoles somos los que menos comportamientos peligrosos adoptamos al volante (4,3 de los 13 comportamientos peligrosos evaluados). Siempre nuestros sempiternos complejos…

 

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2014

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»