Los coches conducirán por nosotros

Publicado por el feb 9, 2014

Compartir

Hace tiempo que marcas de automóviles y, en particular, fabricantes y proveedores (Bosch, Continental…) de componentes vienen insistiendo en la conducción automática. Parece ciencia ficción, y en parte, solo en parte, aún lo es. Pero no pasará mucho antes de que veamos convertida en realidad esta tecnología, y además a pie de calle.

En buena medida, ya hay sistemas que permiten mucho de esto: asistentes capaces de intervenir sobre la dirección del vehículo cuando detectan que nos salimos del carril (sin pulsar el intermitente) o entramos en una curva «pasados», antes de llegar  producirse un trompo; controladores de velocidad que no es que avisen de un limite sobrepasado, sino que mantiene el ritmo por nosotros (sin pisar el acelerador) y, en el caso de los más avanzados, hasta detienen coche en atascos y reanudan la marcha cuando se puede; alertas de obstáculos en los ángulos ciegos de los retrovisores, alarma por cansancio del conductor («leyendo» mediante cámaras su atención)…

conduccion-automatica-bosch_hd_41703Un apunte algo más que llamativo: Volvo quiere que los accidentados en sus vehículos nuevos a partir de 2020 no sufran heridas de consideración, y mucho menos resulten muertos. Ahí es nada. En conjunto, son los fabricantes Premium, los más lujosos y exclusivos, los que abanderan estos avances. Pero no serán los únicos en montarlos a medio plazo.

Conscientes de que hay mucho campo por explorar, y también de que las infraestructuras viales andan como andan, y no solo en España, unas y otras marcas se afanan en dar con el «santo grial» que neutralice y aleje del todo ese terrorífico mal que suponen los accidentes, sean del grado que sean.

Algunos sueñan con con un escenario así. Me refiero a los conductores. ¿Imaginan? Sentarse en el coche, marcarle un destino, aunque sea para ir a la vuelta de la esquina, y dedicarse a cualquier otra cosa… salvo a conducir. Por ejemplo hablar por el móvil, leer la prensa en un tablet vía Internet (porque sí, ya es posible conectar a Internet desde muchos vehículos, y además en plena marcha), simplemente admirar el paisaje…

La idea, el concepto, al margen del confort que implica, tiene otras muchas acepciones, en su mayoría positivas: hay multitud de siniestros por distracciones, y ni qué decir tiene atropellos (más si cabe de noche) que quedarían desterrados de nuestro día a día. Digamos que la conducción se convertirá en algo parecido a viajar en tren o en avión, pues además estos mecanismos pueden detectar animales en la calzada (ya hay cosas así en Audi, BMW, Mercedes-Benz y Volvo, entre otros), aparcar por nosotros (ya se ofrece en Audi, Ford, entre otras, y además volvosin necesidad de grandes infraestructuras) y comunicar a los coches entre sí para prevenir desde un frenazo brusco antes de que lo vemos a coordinar la circulación para evitar atascos, ganar tiempo y consumir mucho menos combustible. Esto último se acaba de aprobar en tráfico abierto en Estados Unidos.

¿Y la contrapartida? Para una minoría, seamos francos, que definitivamente diremos adiós a eso que llamamos «pasión por conducir». Es cierto, será el coche el que lo haga por nosotros, aunque en una primera fase se busca que sea el conductor el que mantenga la última palabra, la última decisión, por aquello de que, a veces, la tecnología falla, o se «cuelga» (cada vez menos, por cierto).

Hace años, un compañero de profesión, empleado de una marca «con estrella», me confesaba que con tanto radar, tanto límite de velocidad y tanta «historia» había perdido las ganas de ponerse al volante, y que la conducción, para él, se había convertido en un mero trámite, pues aún con un impecable expediente limpio de accidentes carecía del dinero necesario para «desfogarse» cerrando un circuito para él solo, como hacen los ricos.

¿Volarán los coches como si de aviones se tratasen? Puede, e incluso puede que muchos de los que lean estas líneas alcancen a verlo. Mientras, no lo duden, todo esto que les cuento está casi listo, y no solo no será caro, sino que llegará de serie, como si fuera el radio-CD.

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2014

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»