«Un pasito p’alante María, un pasito p’atrás…»

Publicado por el dic 16, 2013

Compartir

A veces que me da por pensar si los diferentes equipos de Gobierno, y desde luego en eso el PP se lleva la palma, no estarán especializados en aquello de «pegarse un tiro en el pie». A saber: hace unos meses, parecía que a modo de globo sonda, la DGT alarmó a propios y ajenos con una idea singular, que no era otra que la puesta en marcha de un examen de conducir para veteranos, para renovar el carné vaya.

maria-segui-dgtLa cosa, con todo, no suscitó grandes aspavientos. Casi me atrevería a decir que pasó semi desapercibida, pese a que no era menor. Sea como fuere, el asunto ha vuelto a salir a la palestra, parece que, esta vez, sí, con la intención de pulsar a fondo el sentir del personal. Su artífice ha sido nada más y nada menos que la directora de Tráfico, María Seguí, junto a estas líneas.

Pues bien, en esta ocasión la controversia ha saltado de inmediato, y además con fuerza. Tanto es así que, horas después del anuncio fuentes de la institución han desmentido su viabilidad, contradiciendo nada menos que a su máxima cabeza visible. ¿Cómo decía la canción aquella de Riky Martin…? ¡Ah, sí!, algo del estilo a «Un pasito p’alante María, un pasito p’atras…»

El punto de cordura lo ha puesto la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), que ha hecho un llamamiento para que se eviten «posturas demagógicas en un asunto tan delicado como la seguridad vial», invitando al conjunto de la sociedad a «debatir con calma y basándose en los dictámenes de los expertos» la necesidad o no de establecer algún tipo de control sobre los conocimientos de los conductores que llevan 10 ó más años como titulares de un permiso.

Estos días, en la sección de Motor de abc.es nos hacíamos eco de un completo informe elaborado por Goodyear en colaboración con la Asociación Europea de Autoescuelas (EFA) en el que se indica que los conductores noveles obtienen la licencia sin apenas conocimientos de seguridad vial, conocimientos de mecánica o mantenimiento del coche que, en la mayoría de casos, aguarda sus indicaciones con solo colgar la «L»… ¿No será que, para variar, erramos el tiro?

Es evidente el negocio que, para unos y otros, Administración incluida, supone en nuestro país el permiso de conducir, un auténtico disparate de costes comparado con otros como Estados Unidos, donde en esa parcela no pasa de ser casi un trámite. Y, sin embargo, los chicos salen sin tener ni idea, ni conciencia, de lo que se traen entre manos al sentarse al volante de un automóvil. Parece, a mí me lo parece, que las autoridades han encontrado, o al menos intentan dar con un nuevo filón para estrujar un poco más, si cabe, la mermada economía doméstica media.

¿De verdad el problema de la siniestralidad radica en los conductores con más de 10 años de experiencia? ¿Qué pasa con la educación vial en los colegios? ¿Y con los cursos de conducción y reciclaje que todos, absolutamente todos como conductores deberíamos hacer tarde o temprano para corregir muchos vicios y malos hábitos, probablemente a un precio algo más asequible de lo que cuestan en a la actualidad? ¿No será que, de nuevo, empezamos «la casa por el tejado» parcheando de mala manera mientras sacamos dinero al contribuyente? Mientras tanto, y para variar, ¿se habrán fijado en el lamentable estado de la A-3 que enlaza Madrid con Valencia…?

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2013

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»