Justos por pecadores

Publicado por el Nov 18, 2013

Compartir

Hace unos días publicamos una noticia sobre lo caras que salen las primas del seguro de los conductores nóveles. Nada nuevo, bien visto. Servidor ya tuvo que vérselas con esa circunstancia hace muchos años, algo más de 20. Y eso que cuando me puse a los mandos mi primer coche era un triste y trillado Seat 127, yo qué se qué mano (de segunda como poco…), puesto a terceros. Cosas de las estadísticas: menor experiencia, mayor riesgo de accidente. Simple. Hasta ahí todo bien, sobre todo si no nos comparemos con otros países, donde una prima similar no sale tan cara.

La cuestión es otra y viene a colación: lo que pagamos de más por el fraude que muchos admiten realizar con el seguro del coche. Ojo: según el «Barómetro del Fraude en el Seguro de Autos» redactado por Línea Directa, solo en 2012 esa conducta supuso un coste de 1.000 millones de euros, con cuatro de cada diez siniestros declarados fraudulentos. ¿Solución? Se recarga la prima de todo hijo de vecino y listo, porque desde luego la aseguradora no se va a «comer ese pastel» solita. Así nos va.

2-conducirLos números salen rápidos: de los 230 euros de media de una prima a terceros, 38 son costes asociados al fraude, un 52 por ciento más que en 2011. De risa, ¿verdad? Pues menos risa porque se paga a toca teja cuando cargan el recibo de marras. Fíjense: el fraude más común (74 por ciento) es incluir en un parte daños ajenos al accidente. Le siguen fraudes cometidos por proveedores (11 por ciento), montajes (9 por ciento) e intentar hacer pasar por golpe una avería mecánica (2 por ciento de los casos). Y luego están los daños personales: simular lesiones acapara el 98 por ciento de los fraudes, y declarar lesiones preexistentes al accidente el 2 por ciento de las estafas.

Insisto, no hay problema. Al final pagamos justos por pecadores fruto de una actitud como mínimo insolidaria, como mínimo. Y lo seguiremos haciendo, que no quepa duda. Es cierto que la crisis aprieta, pero a todos, y también que el «pez grande», aquí la compañía de seguros, no está en el negocio para perder un céntimo. Ya lo tiene bien calculado para no incurrir en semejante error. De ahí los «suplementos»…

Por cierto, ¿saben cuál es el perfil del defraudador? Pues el de un joven menor de 26 años (menuda joyita), aunque también se afanan algunas pymes para resolver el balance «como sea». Un último apunte: julio es el mes en el que más estafas se registran (12 por ciento) y febrero, el que menos (5,7 por ciento).

Compartir

ABC.es

Apuntes sobre ruedas © DIARIO ABC, S.L. 2013

A bordo, coches, motos y cualquier invento sobre ruedas, sin olvidar críticas sobre normativa, industria o seguridad en un cuaderno para incondicionales de gasolina y octanos. ¿Te apuntas? Más sobre «Apuntes sobre ruedas»